HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

“La Iglesia tiene miedo a afrontar su homosexualidad”. Por Laura Lucchini.

Entrevista a David Berger, teólogo católico romano.


Hay una forma para sobrevivir como gay en las jerarquías eclesiásticas y es sencilla: frecuentar de manera anónima los ambientes homosexuales, no llamar la atención, no criticar nunca al Papa o a los
obispos, aceptar los chantajes. Hay quienes viven bien así.


Otros, sin embargo, terminan sintiéndose solos, y a veces la obligación de silencio lleva a la depresión. Lo cuenta David Berger, teólogo alemán ultraconservador, gay y ex profesor en la Academia
Pontificia Santo Tomás de Aquino.


Berger, de 42 años, salió del armario en julio, después de la enésima insinuación de una conexión entre homosexualidad y pedofilia. Le salieron las palabras de las tripas y escribió No puedo callar más,
artículo publicado en el diario alemán Frankfurter Rundschau, donde
detallaba la brutalidad de la homofobia vivida a diario.


Fue suspendido como profesor después de siete años en la Academia Pontificia. También dejó la dirección de la revista Theologisches, la más importante publicación del catolicismo conservador en Alemania.
Ahora cuenta su experiencia en el libro La sagrada apariencia (ediciones
Ullstein), de reciente publicación.


“No pude callar más”, explica en una entrevista en el El País, de España. “No puedo trabajar más para instituciones que están en contra de todas aquellas libertades de las que yo hace años disfruto”. Al
principio, Berger pensó que su homosexualidad no sería un obstáculo para
su carrera como teólogo conservador. “Me fascinaba el mundo masculino
de las antiguas liturgias tridentinas. Fueron para mí la droga de
iniciación. Luego entre los teólogos conservadores siempre encontré
tantos homosexuales que pensé que las dos cosas podían coexistir”,
explica.


Berger asegura que gran parte de los clérigos que encontró son de su misma opción sexual. La estructura jerárquica estrictamente masculina, dice, lo favorece. “La mayoría de ellos busca acceso a la escena gay,
para encontrar ahí sexo rápido y anónimo. Intentan no llamar la
atención, por esto buscan no criticar nunca a su obispo o al Papa.
Muchos viven bien así; otros sufren de soledad, algunos padecen
depresiones”, asegura.

La homosexualidad a menudo es utilizada como instrumento de chantaje y presión dentro de las jerarquías, según Berger. Él mismo la padeció cuando decidió firmar una petición en contra de la decisión papal de
rehabilitar el obispo antisemita Williamson. “Me dijeron: ¿No sabe usted
que esta lista fue firmada por homosexuales? ¿No querrá aparecer en una
lista parecida? Interpreto hechos como estos como presiones”.


En el libro entrevista al Papa publicado esta semana, Joseph Ratzinger asegura que la homosexualidad se presenta como una prueba que tiene que ser superada en la vida de un hombre. El Papa dice también
que, aunque sea congénita, es moralmente inaceptable. Con estas
declaraciones, según Berger, “la homofobia ha llegado al máximo”. “No
hay que dejarse desenfocar por sus declaraciones acerca del
preservativo. La Iglesia, con este pontífice, se parece cada vez más a
una secta”. “Ningún cambio es posible”, añade, hasta que la Iglesia no
abandone la interpretación “estrictamente biológica de la sexualidad”.


Una suma de situaciones llevó a Berger a sentirse cada vez menos a gusto, y a tener la sensación de que estaba jugando un partido en el equipo equivocado. En lugar de luchar por sus derechos y los de su
pareja, de quien además no podía hablar públicamente, apoyaba a quienes
los discriminaban. “Siempre alejaba estos pensamientos porque el Estado
secularizado nos garantizaba espacio para vivir nuestras vidas. Pero
cuando determinados círculos empezaron a hacer presión en la política
para reducir nuestros derechos empecé a alejarme”.


Berger asegura que ahora se siente liberado. Volverá a enseñar filosofía medieval y se comprometerá en proyectos reivindicativos de los derechos de los gais. Tiene claro que cualquier trabajo dentro de la
Iglesia es imposible: “El miedo a enfrentarse con su propia
homosexualidad es demasiado grande”. (PE/CCCGLTTB)

Nota. La sigla CCCGLTTB corresponde a Centro Cristiano de la Comunidad Gay, Lésbica, Travesti, Transexual y Bisexual.


http://www.apiavirtual.com/2010/12/04/la-iglesia-tiene-miedo-a-afro...;

Vistas: 20

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

La destructora guerra económica endógena en Venezuela.

Por: Freddy Marcial Ramos.17/08/19Respetables lectoras y lectores.        Lo que está ocurriendo económicamente en el seno de las familias que integran a la sociedad económicamente vulnerable venezolanas, fundamentalmente en los grupos familiares…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 31, 2019.

La Burguesía colombiana cipaya del Gob. Imperial de EUA obliga el desafortunado resurgir de las FARC-EP.

Por: Freddy Marcial Ramos30/06/2019Respetables lectoras y lectores.La interminable “Guerra civil simulada colombiana”, continua transitando el fatídico camino de la constante violación de los Derechos Humanos fundamentales del humilde pueblo hermano…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 30, 2019.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio