HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

Revista Moncada: Audacia recompensada. Género Testimonio.

DEDICATORIA:.
AL EQUIPO QUE HIZO POSIBLE CONTAR CON MONCADA; AUDACES QUIJOTES DEL SIGLO XX..

Introducción.

Toda organización o institución marca la mayoría de edad cuando logra poseer su propio medio de comunicación, donde divulga, promueve, y capacita a tono con los intereses para los que fue diseñada. La Revista Moncada cumplió con esta regla, a pesar de utilizar información sensible, y el Ministerio del Interior a partir de entonces marcó pautas mayores en su misión de la defensa de las conquistas del pueblo revolucionario cubano, aplicando medidas profilácticas y activas, a la vez que develaba a la ciudadanía el modus operandi enemigo. Sus mensajes activaron el sentido de pertenencia de las tropas que conformaban al MININT durante el ciclo de vida de la Revista, a la par que las reforzaba en el campo didáctico, cultural y político. El enemigo nacional y foráneo también aprendió que Moncada era un arma estratégica más de la Revolución, y su labor informativa preconizaba la prevención como elemento sustancial de la victoria sobre las actividades que interfirieran en los designios de nuestro proceso revolucionario. La divulgación de casos operados satisfactoriamente por los combatientes del MININT, sirvió de Base Material de Estudio a las bisoñas huestes de jóvenes que asumieron también el caudal práctico de los veteranos, quienes libraron batallas descomunales a golpe de coraje, y la astucia de la sabiduría popular, sin más escuela que la de la propia calle. Por las enseñanzas de tan importante medio y su significado en el bienestar de la Nación, rescatamos en el presente trabajo algo de los dilemas y banco de problemas que formaron parte de su historia, como justificación para homenajear a los hombres que le dieron vida y merecen el respeto de todas las generaciones de los soldados del silencio.
El autor.

Revista Moncada: Audacia recompensada. Género Testimonio. Autor: Ing. Omar Ríos González. Pensionado MININT.

I: Antecedentes históricos. Las provocaciones del imperialismo norteamericano se sucedían cada vez con más frecuencia en nuestro país. Les dolía la consolidación de la Revolución cubana en sus propias narices, por eso no escatimaban en planes para desestabilizarnos y ponernos en el banquillo de los acusados a nivel mundial, lugar que por nuestros méritos ocuparon desde que el primero de enero del 1959 brilló la luz de la libertad en Cuba y fuimos dueños de nuestro propio destino. A raíz del asesinato del combatiente de las Tropas de Guardafronteras Cubanas Luís Ramírez López el 21 de Mayo del 1966 en la zona de defensa contra la ilegal Base Naval de Guantánamo a manos de militares yanquis, para despistar su atroz crimen, la cúpula militar estadounidense divulgó al mundo la increíble noticia de que seis soldados cubanos habían irrumpido en el perímetro de dicha Base. El momento conllevó a una rápida respuesta revolucionaria, y se convocó a la ciudadanía a mantenerse en pie de guerra.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias contaba ya con la Revista Verde Olivo, como su Órgano Oficial desde el 10 de Abril del 1959. Luego de crearse el MINFAR el 16 de octubre del 1959, continuó esta publicación en el rol de Órgano de la entidad. En medio del estado de alerta se hizo necesario no prolongar más el surgimiento de la revista “El Moncada”, como primero se conoció a esta publicación, en forma de tabloide y con papel gaceta por la premura de la Situación Operativa establecida. A partir de entonces, todos los números fueron editados bajo la orientación de la Dirección Política del MININT, en especial de su Jefe Aldo Álvarez y del entonces Comandante Ramiro Valdés, como su ministro.

Cada Jefe que pasó por la Dirección Política, dejó su experiencia en Moncada, como Eddy Suñol, Julio Tarrau, Irving Ruíz, entre otros. Vale destacar que la figura del Guerrillero Heroico estuvo presente en la mayoría de las publicaciones que editó Moncada. Entre las primeras coberturas periodísticas, estuvo la creación del PCC dentro del MININT, y para eso cubrieron todos los actos realizados en la antigua provincia de Oriente, subiendo, incluso, al Pico Turquino. Los artículos abarcaban todo el espectro de direcciones del MININT, en especial las que operaban en cualquier entorno del territorio cubano, ciudad, pueblo y campo, además de incorporarle concursos, divulgación de casos operativos, tareas de corte social, y temas partidistas en su espacio Cartas al Militante, entre otros temas. Moncada fue la denominación que recordaba la efeméride del 26 de julio del 1953. Su logotipo cambió varias veces en dependencia del propio dinamismo de la Revista. También sus locales variaron con el tiempo; primero estuvo la Revista en L entre 21 y 23, Vedado; luego en 23 y 4 donde está la Fílmica del MININT actualmente, para establecerse hasta su desactivación en Belascoaín 452, piso 10, esquina a Zanja.

II. Desarrollo de la Publicación. Así nació Moncada el 5 de Mayo del 1966, en el Quinto Aniversario del MININT, que devino trinchera de orientación, divulgación y preparación general que el momento demandaba, para llegar hasta el último combatiente de nuestro Ministerio, en una época convulsa, como una respuesta inusual en un organismo de este tipo, cuyo trabajo obedecía en mucho al clandestinaje, y la compartimentación, contra elementos antisociales y contrarrevolucionarios. Se perfeccionó su destino final, se le incorporaron experiencias, y se divulgaron actividades de éste Órgano, amparados en una comparecencia de nuestro Comandante en Jefe en el décimo aniversario del MININT en el Teatro de la CTC, donde expresó la posibilidad de ir desclasificando algunas misiones, logrando también belleza en su singular estructura y formato. Se le asignó un precio de $0.20, asequible a cualquier combatiente del MININT, que incluía gratis todos los Suplementos Especiales.

El personal de Moncada lo conformaron: Un Director General, un subdirector, entre 8-10 reporteros, 4 fotógrafos, 1 administrador, 2 archiveros, 1 corrector, y 4 diseñadores, como estructura fundamental. La Dirección de la Revista desde su fundación, fue sufriendo los cambios normales de plantilla, en concordancia de la antigüedad que ya se iba acumulando, o por otras necesidades.


Jesús Hernández Pérez

El primer Director fue el periodista Manuel de Jesús Zamora, hombre muy capaz y de gran experiencia en el ramo, periodista de Bohemia, y viejo militante del PSP; le siguió el Primer Teniente Ángel Ferrá, combatiente de la Sierra. El tercero fue el compañero Jesús Hernández Pérez, proveniente de Juventud Rebelde, quien laboró en ese frente en dos etapas: 1969-1977, y del 1980 al 1986. Entre 1977 y 1980, mientras Jesús Hernández pasaba el Curso de la Escuela Superior del MININT,  asumió la responsabilidad Enrique Román, excelente especialista en las lides literarias, que había incursionado en los periódicos El Mundo y Granma, y cuya firma aparecía poco, por modestia, en la gran cantidad de artículos que desarrollaba, además de acuñar frases de su invención que hicieron historia, como “Nuestra fuerza es la fuerza del pueblo”, entre otras. Nuevos directores se sucedieron, como Ricardo Martínez, funcionario proveniente de Radio Rebelde desde su etapa pre-revolucionaria,  y en la última etapa de vida de la Revista, el compañero Aurelio Pedroso Pires, que había sido corrector en el periódico Granma.

Luego que en el local de Moncada se instalara la Dirección de la Editora Capitán San Luís, y arreciara el Período Especial, esta pasó a su cierre definitivo, perdiéndose los archivos y muestras de los números que vieron la luz en tantos años de tesonero esfuerzo. Al inicio, Moncada disponía de unas 96 páginas; luego pasó a 64. Los equipos y medios, luego de muchos trabajos para editar la revista por falta de estos, se compraron en Panamá, y por decisión de la Dirección, se enviaba a los técnicos directamente a hacer las compras pertinentes, para evitar gastos innecesarios, y garantizar la calidad de los insumos.

Contaba Moncada con un laboratorio excelente técnicamente, comprado por uno de sus funcionarios, el periodista Enrique Román, hoy vicepresidente del ICAP. Hubo de montarse un linotipo ruso nuevo, y se armó una imprenta, porque al principio había que imprimir la tripa de la Revista en Juventud Rebelde - antes Diario de la Marina- y la portada en otra imprenta y litográfica. Vale destacar que en ningún momento la calidad de la Revista se vio empañada por estas situaciones de inicio. Radicando Moncada en los bellos locales de la azotea del edificio en Belascoaín 452, piso 10, esquina a Zanja, se fue mejorando su obsoleto e ineficiente parque automotriz en la medida en que la Revista producía nuevos números exitosamente.

Bajo la premisa de semejarse a la Verde Olivo, en frecuencia de aparición, se pasó de las tiradas mensuales a las quincenales y luego a las semanales. Las últimas opciones descritas no dieron buen resultado. A veces no lograban circular las revistas por el país, y se perdían amontonadas en algún punto de recepción. La tirada mensual, como al inicio, fue la más acertada en cuanto a ritmo de producción y distribución, con un promedio de 50000 ejemplares por mes, aunque en alguna ocasión llegó a 55000. Como norma, siempre se mostraba el arco iris de las especialidades del trabajo del MININT en cada número de la Revista, a través de la portada y en los trabajos y artículos que la conformaban. Para ello se organizaron los trabajos por temáticas: Bandidismo, Enemigo, Buró del Crimen, Búsqueda y Captura, Técnica General, Técnica Canina, Transporte, y Deportivas, entre otras. El Consejo de Dirección discutía los números que en ocasiones eran revisados por la Dirección Política del MININT. Un método poco ortodoxo daba resultados increíblemente positivos, pues inspiraba a las iniciativas: se creó un Consejillo o contacto técnico donde el Orden del Día era exponer ideas de trabajo. El que no había generado alguna, no participaba. Se logró adaptar técnicas comerciales aplicadas a los temas de la Revista, y se incluyó la caligrafía y el dibujo en los diseños, el uso del ángulo ancho en las fotos, y otras técnicas, lo que resultó algo revolucionario en el entorno periodístico de entonces, y por supuesto, como todo lo nuevo, tuvo sus detractores, pero al final se impuso la calidad del efecto que se pretendía.

La determinación de los títulos de los trabajos, se aprobaba a veces de forma fortuita. En una ocasión, un protagonista de los operativos del MININT que se realizaban encubiertamente contra la delincuencia en La Habana, a la hora de decidirse la denominación del serial que se pretendía sacar en Moncada, explicaba que el efecto de su personaje era el de un tipo duro…Rápidamente le contestaron: - ¡Ese es el título!... Y así surgió “Felo, un tipo duro en La Habana”. Similarmente ocurrió con la serie ‘El Conde”, un personaje que mostró la labor de un encubierto del MININT contra la droga. De hecho, varios de estos trabajos dieron pie a programas televisivos como Sector 40, Móvil 8, y personajes como el Tavo en “Su propia Guerra”, tomaron vida de tramas publicadas en la Revista.

Una problemática surgió: la posibilidad de venta de Moncada a la población. Después de muchos análisis y discusiones, se llegó a la conclusión de aprobar la propuesta determinada por la Dirección de Moncada para hacerla llegar a todo el mundo, con la premisa de que así se aplicaría como estrategia una medida preventiva que alertaría a la población sobre el Modus Operandi del enemigo, y mostraría a la vez a estos la pujanza del MININT apoyada por el propio pueblo en sus misiones, permitiendo la prevención, neutralización y/o corte de actividades enemigas contra el país y sus ciudadanos en particular. Era tanto el éxito de la Revista, que se decidió donar a los trabajadores de los Talleres de Impresión de la misma un ejemplar de cortesía para cada uno; así se podía contar con la cantidad real de Moncada a entregar. Otro hecho que daba una evaluación masiva, era dotar también de revistas de cortesía a personal amigo, de la calle, para escuchar sus opiniones. Esto dio un resultado muy positivo. Cada dos años aproximadamente se hacía una Antología de los mejores trabajos de Moncada. Como ejemplo de estas, se encontraron: El silencio como recompensa, La leyenda de lo cotidiano, y Cuentos y relatos policiales, entre otros..

a) Variante Tabloide: La primera tirada se utilizó la denominación de “El Moncada” en su formato tipo tabloide, que tuvo por título: “Como en Girón, NO PASARAN. ¡Muerte al invasor!” En la portada aparecía la conocida foto de nuestro Comandante en jefe bajando de un tanque en las playas sureñas de Matanzas atacadas en abril del 1961. Era muy frecuente la respuesta al teléfono de las oficinas de las Direcciones del MININT que decía: - “Como en Girón, no pasarán. ¡Ordene!...”. También en éste, su primer número, apareció un artículo relevante y poco conocido, sobre la “Marcha del Partido”, una especie de himno, cuya letra es de un combatiente anónimo, con música de Rolando Gómez y la transcripción de Rey Díaz Colvet. El artículo conllevó la partitura y letra de la Marcha.

La segunda aparición de la Revista ocurrió el 4 de junio del 1966, y en su portada estaba dibujado un combatiente del MININT que apuntaba con su fusil FAL y la bayoneta calada al Tío Sam en el suelo, derribado. La caricatura era de Roberto, “Robe66”. El título de la portada era muy sugerente: -“¡Qué no quede uno! ¡Muerte al invasor! En esta ocasión apareció un mensaje del Ministro del MININT Comandante Ramiro Valdés Menéndez a los mandos y combatientes.

El tercer número hace una grata revelación: “A partir de entonces se editará Moncada en el formato original concebido, como Revista, para el 26 de julio del 1966”. Esta tercera aparición del tabloide, fue eco de la comparecencia de altos oficiales del MININT, como el Comandante Manuel Piñeiro Losada, Vice Ministro de esta entidad, en los actos de Constitución del PCC en el MININT de Camagüey, que tuvieron lugar el 11 de junio del 1966. Es bueno recordar que los festejos en esta provincia el 4 y 5 de junio por el V aniversario del MININT fueron pospuestos por la declaración de alarma de combate ante los hechos ocurridos en la Base Naval de Guantánamo. El Proceso de Constitución del PCC en el Ministerio del Interior, comenzó en Las Villas, y pasó luego al oriente cubano. Desde La Habana partió un tren hacia Camagüey el 10 de junio, con los invitados y delegados a este evento. Se le sumaron, a medida en que avanzaba el tren, otros de las provincias que quedaban en esa ruta. La actividad central tuvo lugar el 11 de junio en el teatro Alkázar de la ciudad de Camagüey, donde participó el Coro Polifónico Nacional; al otro día, se hizo un Desfile Militar en el Casino Campestre. La Banda Mayor del Ejército del Centro sirvió de apoyo en la magna cita. Presidieron el acto altas figuras político-militares de entonces, como Abelardo Colomé Ibarra, Pedro Pupo Pérez, Irving Ruíz, Joaquín Méndez Cominches, y Eliseo Reyes- Capitán San Luís- entre otros. Otra noticia destacada en este tabloide fue reportada: el Capitán Roberto Valdés Martínez habló sobre la formación del Batallón 90 del MININT de la Jefatura de Operaciones en el V Aniversario del MININT. También se reportó la creación de la Escuela Nacional de Instrucción Política “Comandante Julio Díaz” en Marianao. Más artículos fueron obra de Olo Pantoja, Blas Roca, Tony Argüelles, Federico Mora, Pedro Aguilera, Charles Varona, Aníbal Velaz, Luís Felipe Denis, quien dio una exhaustiva información sobre la Lucha Contra Bandidos en la que fue, como oficial, un elemento clave; el chino Figueredo, chofer de José A. Echeverría, cuya descripción de los hechos del 13 de marzo fue crucial en el análisis de esa epopeya; Haydee Díaz, Aldo Álvarez, y Martínez Bello, y otras personalidades que pasaron sus experiencias al conocimiento de Moncada para hacerlas llegar a un público cada vez mayor. La primicia de la verdadera identidad del Comandante Tony Santiago fue totalmente para Moncada, al igual que un artículo sobre el desarrollo del ataque a Palacio el 13 de Marzo, donde participó un sobreviviente de esa epopeya, quien in situ recreó el evento; otro ejemplo fue el del viejo García, quien mantuvo en su casa los restos de Guiteras y Carlos Aponte hasta entregarlos a la Revolución.

No fueron pocos los casos en que materiales de Moncada sirvieron para ampliar datos de temas históricos cubanos escritos por nacionales o foráneos.

b) Cuaderno Moncada No. 1. Como parte de la preparación de los combatientes, se dieron varias tiradas especiales de Moncada en forma de Cuadernos, Tabloides, Suplementos, y otras modalidades de publicación, cada vez que fueron necesarios, sin una fecha estable. Repetimos que su entrega era completamente gratis. Estos multiplicaban su propósito de desarrollar política-cultural y técnicamente a los combatientes, cuyo nivel distaba mucho de las condiciones vitales de sus funciones, suplidas a base de patriotismo y abnegado esfuerzo en pos de la defensa de la Revolución. El Cuaderno No. 1 se refirió a “Rodolfo Walsh y el espionaje popular”. Un trabajo de Miguel Bonasso. Luego vinieron otros..

c) Tabloides. -Especial No. 1: Moncada en el Cordón de La Habana. En su portada aparece una foto del Che en el campo. Se acordó a nivel nacional esperar el IX aniversario de la Revolución, Año del Guerrillero Heróico, realizando labores agrícolas en el Cordón de La Habana. -Otro Especial No. 3, mostró a nuestro Comandante en Jefe en el Cordón de La Habana, donde el MININT tuvo una participación contundente. -Un Tabloide Especial lo constituyó el dedicado a la Microfracción, fenómeno político que atrajo a muchos inadaptados e ignorantes del verdadero proceso revolucionario que se llevaba a cabo, que cayeron bajo los influjos de viejos politiqueros y no quisieron sucumbir al poder democrático, ni dejar sus aspiraciones de mandato total. Aníbal Escalante Dellundé, uno de los tácticos de la Microfracción, y 36 encartados fueron remitidos al Tribunal Revolucionario No. 1 de La Habana acusados en la Causa 27 del 1968.

d) Suplementos. -Suplemento No.1: Apareció en agosto del 1966. Entonces la Redacción y la Administración estaban en L y 23, Vedado. La portada era una foto de Fidel y el Che conversando. Este Suplemento aún estaba en papel gaceta, pero en formato de Revista, y estuvo dedicado al discurso pronunciado por Fidel el 26 de julio de ese año, donde habló de los problemas tácticos y estratégicos del Movimiento de Liberación Nacional. -Un Suplemento especial, fue realizado en abril del 1967, Año del Vietnam Heróico. La portada tenía una foto del Che a caballo que reflejaba uno de sus pensamientos: ¡Crear dos, tres…muchos Vietnam es la consigna! Para entonces, la Redacción y Administración de la Revista estaba en 23 y 4, Vedado.

e) Revista. Debemos destacar que en formato de revista, se hicieron múltiples publicaciones sobre la figura del Che, y se hizo una edición especial, cuya portada era la firma del Che, haciendo un surco sobre un fondo boscoso. La cantidad de páginas en este número superó las usuales en el tipo de Revista que se hacía de Moncada.

-Una Edición especial fue “Moncada en la caña”, erigida como Órgano de la División Cañera del MININT para dar espacio informativo y de divulgación del trabajo en esta esfera de la producción. La División fue nombrada “Antonio Briones Montoto”, en honor al destacado internacionalista cubano. La edición tuvo lugar en la segunda quincena de febrero del 1968. Se imprimió en los talleres de la ECAG de Camagüey. Su Puesto de Mando radicaba en el Central Venezuela de esa provincia.

-En el año V de la Revista, salió a la luz en enero del 1971, Año de la Productividad, otro Moncada. La portada era la foto de una pistola de frente, con un rótulo que decía: “Porqué no ajusticié al verdugo”, sobre el encuentro de un compañero del DSE que penetró a una Organización contrarrevolucionaria, con el esbirro Ventura Novo en Miami. La Redacción y Administración estaba entonces en el Edificio Mártires del 9 de abril, en Belascoaín esquina a Zanja. Su director era Jesús Hernández Pérez. Los Talleres de Rotograbado de Granma eran los responsabilizados con la tirada.

- En la Revista de febrero del 1971, aparecía en la portada la siguiente inscripción: “El asesino anda suelto”. De fondo, una foto de un rinoceronte con un cartel de tránsito que decía: PARE. -Para marzo-abril 1971, Moncada tenía en su portada una foto del lugar donde fue averiado por un certero disparo el buque Houston cuando el ataque a Girón. Rezaba como título lo siguiente: “Houston: Travesía a la derrota”.

-Ya en julio del 1971, en plenos carnavales de La Habana, salió Moncada con el siguiente lema en su portada: “Carnavales 71: un saldo a favor del orden”. Aparecía allí la foto de un miembro de la PNR cuidando el desarrollo del carnaval.

-En el XI aniversario de los CDR, fiel colaborador del MININT, no se dejó al azar esta efeméride, y MONCADA sacó un número titulado “CDR. La pupila insomne”.

-La Revista de septiembre del 1971, tenía al Che y Camilo en su portada, con la reflexión “Convertir el ejemplo en fuerza invencible”

-Llegó el aniversario XV del MINFAR, y la Revista Moncada realizó un número especial que llamó “Viaje a las entrañas de un baluarte”, donde sus fotógrafos hicieron tomas desde dentro de un tanque T55. Esta no fue la única vez en que los audaces foto-reporteros hicieron gala de su entereza; en otra ocasión, pasaron un curso de paracaidismo para luego hacer fotos directamente desde el aire. Se repetían las muestras de búsqueda de soluciones a situaciones concretas a través del coraje y la iniciativa de los trabajadores de Moncada. Debemos destacar la labor de los fotógrafos, que desarrollaron su arte en esta especialidad tan útil y temeraria cuando principalmente se trataba de eventos militares, o que requieren del extra que dan los campeones para cumplir objetivos de difícil acceso. La tarea del fotógrafo era de acoplar su trabajo al periodista que iba al frente. Luego de cumplir con esta primera labor, este podía desarrollar su iniciativa libremente en el tema que abordaba. De esa forma se lograron resultados impresionantes en fotos. Tan sólo por poner un ejemplo, damos la siguiente semblanza: “En una misión de captura de un prófugo de la justicia que se escapó de una prisión asesinando a dos custodios, la Dirección del MININT ordenó su detención en 72 horas como máximo. Antes del plazo, ya se tenía ubicado al convicto quien se alojaba en la casa de un homosexual. Se sabía que continuaba armado, por lo que la captura conllevaba riesgos mayores, además de que el asesino estaba claro de lo que le esperaba. Los fotógrafos de Moncada- incluida una compañera periodista- solicitaron participar en la misión para que esta captura sirviera como ejemplo de la complejidad de las acciones a desarrollar. Luego de una discusión con los participantes, se aprobó la incorporación de un fotógrafo, quien logró a su vez que le aceptaran entrar primero para tomar las fotos en secuencia del arresto, previsto a realizarse en horario nocturno. Llegado el momento, irrumpieron en el inmueble las tropas participantes con el fotógrafo al frente, quien accionando repetidamente el flash, dejó parcialmente ciego al atribulado transgresor de la ley, que en vano trató de accionar el arma que ya blandía desde su cama. La acción del fotógrafo con los flashes, apoyó también a los captores quienes neutralizaron de inmediato al objetivo. En la secuencia, aparecían las esposas por el aire cerrándose al contactar con la muñeca del objetivo” Moncada contó con Corresponsales de Guerra propios, y en los Operativos directos que tenían lugar en la calle, como se deriva del ejemplo anteriormente expuesto. En otro operativo en directo contra un asesino, que había escapado del interior hacia La Habana por algunos años, participó un fotógrafo y una periodista de Moncada. Se produjo el arresto en medio de una gran avenida, pues el transgresor de la ley venía manejando, y se realizó un juego operativo donde un auto simulaba estar roto, y otro le cortó el paso, dándole la sorpresa de la detención. Grande fue la sorpresa, cuando al revelar las fotos, se notó que en una aparecía, debajo del reo, la mancha clásica del orine que le corría por los pantalones al tipo duro…

-El 6 de octubre del 1987, en su año XXII, Moncada realizó su tirada No. 6 en formato de Revista. La Redacción y Administración continuaba en Belascoaín, esquina a Zanja. Los Talleres del Combinado Poligráfico Osvaldo Sánchez y el Poligráfico del MININT fueron los responsabilizados con la impresión. Dirigía entonces la Revista Ricardo Martínez. -Se realizó un número sobre las Fuerzas Auxiliares de la PNR, aparato que lamentablemente feneció a pesar de su utilidad en la preservación de escenas delictivas o del crimen, custodia de puntos de interés PNR y vigilancia revolucionaria, entre otras labores. Los Destacamentos “Mirando al Mar” fueron igualmente avalados en los artículos de la Revista. No se olvidó tampoco a nuestros bravos bomberos, fieles preservadores de vidas y objetivos económicos, incluyendo a los guardabosques, atentos, además, a mantener la diversidad ecológica y el Medio ambiente. La Aduana General de la República, desde sus funciones más protocolares, hasta los aguerridos sondeadores que buscan en lo más recóndito de naves aéreas o marítimas cualquier ilícito, formaron parte de los artículos y diseños de portada de Moncada, que también aquilató la tarea de los compañeros de Inmigración en los trabajos publicados..

Hasta aquí algunos ejemplos de los temas que publicó Moncada sobre el abanico de Direcciones que conformaban al MININT..

III. Derivaciones de su actividad como publicación solidaria. Moncada no en pocas ocasiones sirvió de paliativo a otras entidades que carecían de su propio Órgano, como es el caso de la Organización de Solidaridad de los Países de África, Asia y América Latina (OSPAAAL), que en un momento determinado utilizó las páginas e imprentas de la Revista para hacer llegar sus mensajes al mundo entero, como es el caso de una alocución del Che contra el envío de soldados norteamericanos a reprimir Movimientos Revolucionarios de Liberación Nacional, que se publicó el 16 de Abril del 1967 en un Suplemento Especial de Moncada. No se podía perder tiempo, y fue el Órgano del MININT quien apoyó esta labor. El Órgano Oficial de la OSPAAAL, la Revista Tricontinental, sólo pudo salir a la luz en junio del 1967, pero su mensaje preclaro llegó a oídos receptivos de todo el mundo en el momento justo por la acción de Moncada.

Otro ejemplo de interés, fue el honor de colaborar con la corrección, diseño, edición e impresión de la revista Viet-Nam
Heroico en español para su influencia en el área latinoamericana por varios años. El Gobierno vietnamita valoró altamente el trabajo desarrollado por la Revista entonces. No obstante no tener contacto con Órganos similares en el exterior, varios Servicios Secretos de los países socialistas otorgaron distinciones a Moncada por su labor, así como la Revista de los Guardafronteras de la entonces URSS, de la Policía polaca, y otros. Vale destacar que hasta la Oficina de Intereses de los E.U.A, a través de las direcciones de Cubalse compraba varios ejemplares de Moncada cada vez que salía, para interactuar en contra de nuestro país..

IV. Audacia, adjetivo cotidiano de la labor general de los que dieron sus mejores años a Moncada. Anteriormente destacamos algunas facetas en las que se demostró valor y entereza del personal de Moncada en cuestiones prácticas. Pero la audacia estaba presente, además, en el quehacer de la publicación, o sus lineamientos y proyecciones, sorteando obstáculos subjetivos y objetivos; otras veces chocando directamente con ellos, sin titubeos. Bien es sabido que lo nuevo siempre encuentra detractores, y que hay gran cantidad de conservadores a los que les cuesta mucho participar en lo novedoso, pero real, sin riesgos mayores. Esencialmente, cuando se comenzó a destacar en la Revista la labor de misiones, esclarecimiento de casos, operativos, etc., algunos compañeros la tildaron como sensacionalista, hasta el momento en que el éxito de ésta fue llevando a todos a mancomunarse en el apoyo al equipo de realización.

Este colectivo fue creciendo en madurez, en muchos casos, de forma empírica, en el bregar de los acontecimientos tan dinámicos de los tiempos que le tocó vivir. Al comienzo, algunos funcionarios carecían de nivel universitario, pero la propia vida y alguna orden oportuna los llevó a mejorar hasta llegar a graduarse en especialidades de nivel superior afines a la Revista. La Dirección de Moncada sabiamente les dio el apoyo necesario para esto. Los horarios de trabajo eran solo nominales; en la concreta, la luz del sol sorprendía a muchos enfrascados en pulir los trabajos, artículos, caricaturas, fotos, editoriales, y todo lo que con amor hacían, sin más aliciente que el deber cumplido. Convencer, era un postulado obligado en cada idea que retara lo convencional, y esto formaba parte ya de la idiosincrasia de los funcionarios y directivos de Moncada. No se trataba de buscar protagonismo, sino de utilizar bien su Objeto Social, y llevar a cabo- lo más real posible- la tarea de instruir las particularidades del tema prevención a todo nuestro pueblo, quien comenzó desde temprano a adentrarse en el mundo de la clandestinidad, la compartimentación y otras herramientas de los Órganos del MININT.

Un ejemplo de lo anterior, se reflejó en el caso Bola Roja, el primero de los operados en la historia del delito económico. Por sus particularidades, este caso trajo algunas fricciones con ciertos dirigentes que rechazaban la idea de dar a conocer los problemas reales a los que nos enfrentábamos como sociedad, acaecidos por la falta de vigilancia revolucionaria. Bola Roja fue el antecedente de la malversación, cuyo Modus Operandi recaía en la ingenuidad de muchos funcionarios que se dejaban timar ante las argucias de individuos que aprovechándose del respeto hacia las jefaturas, eran capaces de embaucar a cualquiera, a sabiendas de que no se les sometería a investigación alguna, y mucho menos solicitarles tan siquiera un documento acreditativo de sus funciones en los organismos a los que decían pertenecer.

No fue fácil tampoco incorporar a la Revista algunos artículos de los clásicos del género policial, como la saga de Sherlock Holmes, del escritor Arthur Connan Doyle, Agatha Christie, y otros renombrados especialistas de esta literatura. Para algunos detractores, esta era una tendencia burguesa, reminiscencia del capitalismo… Lo cierto es que a partir de entonces, se amplió el universo y los horizontes de escritores cubanos y foráneos en el género policial, que trajo tantos elogios en concursos premiados con una participación masiva. Destacadas figuras de la literatura cubana dieron su apoyo a este empeño de la Revista, como Félix Pita Rodríguez, José A. Portuondo, Imeldo Álvarez, Luís Nogueras, y otros. En los concursos convocados por Moncada, se galardonaron a escritores ya conocidos o con futuros prominentes como el uruguayo Daniel Chavarría, y el cubano Padura, por nombrar sólo algunos..

V. Reconocimientos a Moncada. En la medida en que la Revista iba creciendo en años de existencia, sus méritos fueron traspasando las fronteras de la expectativa. Fue cambiando su Dirección. Sus intereses iniciales abarcaron más espacio, y se consolidaba como una publicación exitosa que satisfacía a todos los que con ansias la esperaban cada mes. En su XV aniversario, Moncada había demostrado con creces su valía como Institución. Se sumaron a las felicitaciones por esta efeméride grandes figuras del quehacer político, administrativo militar y de la cultura cubanos. Entre ellos: Blas Roca (carta del 20 de marzo del 1981); Fabio Grobart (carta del 23 de marzo del 1981); Fabián Escalante Font (carta del 20 de marzo del 1981); el pintor Mariano Rodríguez (carta del 7 de mayo del 1981), y otros. Juan Marinello felicitó en carta del 22 de julio del 1974 al colectivo de esta Revista por el éxito de un número de Moncada dedicado a José Martí, nuestro Héroe Nacional. El XX aniversario de Moncada, coincidió con el III Congreso del PCC, y por supuesto que entre sus temas publicados éste fue un tema de obligada referencia. Muchas felicitaciones recibió el colectivo por cada nuevo aniversario que cumplía.

Los diseños de Moncada, ganaron innumerables premios en los concursos auspiciados por el Departamento de Orientación Revolucionaria (DOR) del PCC, en especial los que se derivaban de la efeméride del 26 de julio. Técnicas mixtas afloraron en la prevención de actitudes que sirvieran al enemigo, y muy pronto el pueblo generalizó en su cotidianeidad los llamados que diseñó Moncada en cada número: Discreción, el enemigo escucha; No a la ingenuidad, y otros. La Revista fue seleccionada Vanguardia Nacional varias veces, a pesar de algunos criterios formales, contrarios a la actitud creativa de los trabajadores y Dirección de Moncada. (Todos eran miembros del MININT; ya a finales de la aparición de la Revista, varió un poco esta situación). Vale destacar que el Comandante Tarrau, Jefe de la Dirección Política del MININT, fue siempre un puntal decisivo para Moncada, que contó con su apoyo incondicional..

VI. La familia de la Revista Moncada. Moncada era una verdadera familia, donde muchos pensaban que allí no se trabajaba realmente, sino que era ya una parte de su propia vida. Algunos personajes descritos en las caricaturas eran tomados de las características físicas de los trabajadores de la Revista. Mencionaremos a un grupo de compañeros como recuerdo de su labor en Moncada, aunque en realidad no son todos: Caridad Miranda Martínez, quien llegó a ser directora de Bohemia, Arístides Soto Navarro, que laboró como subdirector, Iraida Campos, que labora actualmente en Bohemia, todos provenientes de la Sección de traducción de la Dirección de Instrucción del MININT.

Victoria Quintana era maestra en el MINED; Armando Garrido y Roberto Iglesias venían de la PNR; Alberto Menchaca era de los diseñadores de la revista, y como uno de los subdirectores de la etapa del director Zamora, estaba un compañero de apellido Marcel. Raúl Fernández Soto (t), conocido por su nombre artístico Juan Carlos Fernández; Miguelito Rodón (t) fotógrafo de gran valía, al igual que José González iglesias y Juan C. Fernández; otros artistas del lente lo fueron Andrés Vallin y José Cervantes, quien también brindaba sus conocimientos de diseño; María Mari, correctora; Teresa Valdés, que fungía como comentarista de aspectos legales y trabajaba en los temas de Buró del Crímen; Freddy Torres (t); Jesús Barreto; Juan Pablo Villar conocido por Jan, diseñador como Raúl García; Armando Purón y Heriberto Rosabal- hoy en Bohemia- ambos periodistas, al igual que Julio Martí Lambert, al que se le recuerda como pródigo y eminente en sus artículos; Regla Zulueta, quien fuera directora de la revista Mujeres; Adolfo Fernández, Jorge Petinó, quien actualmente labora en Prensa Latina; Eva Álvarez; Estela Guerra; Jorge Perera de la actual Fílmica del MININT de 23 y 4; el gran especialista en caligrafía y dibujo Lázaro Enríquez; los artistas plásticos Favelo y Félix Beltrán. Casilda Perera Vasallo fue la última coordinadora de Moncada, que tuvo entre sus activos miembros a otros muchos compañeros..

VII. Ocaso. Llegado el Período Especial, por las medidas generales que hubo de tomarse se deprimieron las posibilidades de las publicaciones, y entre las primeras en dejar de existir estuvieron Verde Olivo y Moncada. Mucho se sintió la ausencia de la Revista entre la tropa del MININT, e incluso en la población, cerrándose un ciclo positivo donde la audacia tuvo su recompensa. De ahí el título de nuestro trabajo..

Ing. Omar Ríos González. Pensionado MININT.

Vistas: 1073

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

La destructora guerra económica endógena en Venezuela.

Por: Freddy Marcial Ramos.17/08/19Respetables lectoras y lectores.        Lo que está ocurriendo económicamente en el seno de las familias que integran a la sociedad económicamente vulnerable venezolanas, fundamentalmente en los grupos familiares…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 31, 2019.

La Burguesía colombiana cipaya del Gob. Imperial de EUA obliga el desafortunado resurgir de las FARC-EP.

Por: Freddy Marcial Ramos30/06/2019Respetables lectoras y lectores.La interminable “Guerra civil simulada colombiana”, continua transitando el fatídico camino de la constante violación de los Derechos Humanos fundamentales del humilde pueblo hermano…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 30, 2019.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio