HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

Me pregunto: ¿Un cambio de mentalidad con intolerancia?

Por Félix Sautié Mederos
Crónicas cubanas

El reconocido intelectual cubano Esteban Morales, continúa publicando una serie de artículos que interpelan a la conciencia ciudadana de los cubanos y no puedo hacer oídos sordos a sus reclamos, porque me acompañan en mis empeños cotidianos y me estimulan a continuar adelante con los análisis que planteo en mis Crónicas Cubanas sobre los problemas acuciantes que tenemos por delante en Cuba, las que escribo siempre con mi mayor respeto por quienes opinen diferente. Ambos formamos parte de generaciones cercanas en el tiempo y frustradas en nuestras luchas a favor de la justicia social y la equidad distributiva por causa del centralismo, el autoritarismo, los empecinamientos, las exclusiones sectarias y muchas veces racistas, así como las descalificaciones que tanto daño le han hecho a nuestra sociedad. Debo decir que aunque su voz también resuena en un desierto desde el cual otros muchos estamos clamando sin tampoco ser oídos, es época en que quizás podamos avizorar un futuro distinto. Hago pues, causa común con sus planteamientos, ya que nos unen ideas y conceptos en contra de las exclusiones y del racismo, así como a favor de un socialismo democrático y participativo. Además, en definitiva, considero que el transcurso de un día tras de otro podrá vencerlo todo.

Por otra parte, quiero apuntar que lo sucedido recientemente en Venezuela fue un signo de los nuevos tiempos, que deberían tomar muy en serio los oficialistas intransigentes en Cuba y, no continuar presentándonos como un único ejemplo a imitar por todos. Me refiero al triunfo del Presidente Chávez que personalmente saludo. Fue una gran movilización de masas a favor o en contra; que nuestros medios locales, reportaron con una desproporcionada insistencia de algo que tal perecía que estaba sucediendo en Cuba o que se debía a la política cubana.

En mi opinión esas elecciones resultaron ser una experiencia y un ejemplo político, que con modestia deberíamos asimilar positivamente, porque nos planteó realidades inocultables en el mundo de hoy, tales como la necesidad del reconocimiento al pensamiento diferente, el derecho a la oposición, el uso sin exclusiones onerosas de las redes sociales y de los avances de la comunicación digital, que en Cuba están vedados por absurdas prohibiciones, que impiden nuestro pleno acceso a esos avances tecnológicos del siglo XXI, así como el llamado al diálogo. Contradicciones que crean un retraso injustificable para nuestro país. Ninguno de los comentaristas y periodistas de nuestros medios oficiales que comentaban las elecciones venezolanas, mencionaron esas limitantes cubanas y ni siquiera se atrevieron a esbozarlas, mientras que elogiaban su práctica y uso en Venezuela. Esas actitudes no son nuevas: ellos presentan a esos medios digitales y actitudes democráticas como muy convenientes y útiles para la izquierda internacional, para las luchas de los pueblos; mientras que, no se atreven a plantear la necesidad de su uso sin exclusiones en Cuba, como si los cubanos fuéramos menos que todos los demás pueblos del mundo. ¿Para qué sirve entonces esa prensa mutilada y enmudecida de lo que sucede en su propio país? ¿Podrán justificarse ante la historia, si no cambian de mentalidad?

Lo acaecido en Cuba en relación con las recientemente culminadas elecciones en Venezuela, ha sido una negación flagrante del cambio de mentalidad a que se refiere mi amigo Esteban Morales en su nuevo artículo: “Sobre el cambio de mentalidad” (http://www.estebanmoralesdominguez.blogspot.com/), que por cierto suscribo totalmente. Cambiar la mentalidad es un planteamiento reiterado del Presidente Raúl Castro, que ve denostado por la burocracia política y estatal.

También se han planteado llamados a mejorar nuestra prensa y hacerla más objetiva y eficiente. Esteban Morales se ha referido a ello en otro artículo suyo: “Algunos Retos de la prensa cubana”, cuyo contenido ha sido parte de los temas que he analizado con reiteración en mis crónicas y artículos. Luego no es extraño que haga causa común con estos trabajos dirigidos a sensibilizar la conciencia ciudadana de los que vivimos en Cuba: a favor de los cambios y las reformas que necesitamos y que no se deberían dilatar más. Con esas dilaciones se ahondan día a día las desesperanzas y los hastíos que vive nuestra población y que controvertidamente intentaron igualar con las movilizaciones por el proceso electoral venezolano, como si formaran parte de un mismo entusiasmo compartido e inspirado internamente en y desde Cuba. Como una consecuencia de nuestro proceso socio político; que en realidad cada vez se aleja más del significado de la Revolución Cubana en la década de los 60, cuando muchos pueblos esperanzados miraban hacia nuestros ejemplos.

Es lamentable que no se pongan los pies sobre la tierra por parte de quienes se afanan en mantener vigentes las fracasadas concepciones del Socialismo de Estado. Esas actitudes desde las instancias oficiales, constituyen el mayor freno que se interpone al tan necesario cambio de mentalidad. Ahogan la conciencia mientras que intentan matar a los mensajeros. Con esa actitud, no podrán resolver los grandes problemas que estamos enfrentando y que cotidianamente se reflejan en los resultados de la producción y los servicios que cada vez son más ineficientes, así como en el burocratismo y la corrupción que aparecen por todas partes, mientras que algunos acusan al pueblo de indisciplina social, falta de sentido de pertenencia, poca eficiencia en el trabajo o no percepción de los riesgos.

Los verdaderos enemigos del proceso socio político cubano, no son los que lo que lo critican constructivamente y claman por los cambios, las reformas y por un cambio de mentalidad, ni lo que le hacen oposición pacífica aún y cuando pudieran estar equivocados. Los verdaderos enemigos son los intolerantes a ultranza, los burócratas, los corruptos y los que lo elogian todo de manera acrítica. Así es que lo pienso y así lo planteo con mi mayor respeto para quienes opinen diferente.  fsautie@yahoo.com

Vistas: 28

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

La destructora guerra económica endógena en Venezuela.

Por: Freddy Marcial Ramos.17/08/19Respetables lectoras y lectores.        Lo que está ocurriendo económicamente en el seno de las familias que integran a la sociedad económicamente vulnerable venezolanas, fundamentalmente en los grupos familiares…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 31, 2019.

La Burguesía colombiana cipaya del Gob. Imperial de EUA obliga el desafortunado resurgir de las FARC-EP.

Por: Freddy Marcial Ramos30/06/2019Respetables lectoras y lectores.La interminable “Guerra civil simulada colombiana”, continua transitando el fatídico camino de la constante violación de los Derechos Humanos fundamentales del humilde pueblo hermano…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 30, 2019.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio