HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

Por Salvador Capote

terrorismo-7.jpg

"Una de las más pérfidas agresiones desde EE.UU. fue, sin dudas, la introducción en la Isla del dengue hemorrágico, que causó 344 mil 203 víctimas
con 158 fallecidos, de ellos 101 niños" (Bohemia)


El periodista, escritor y poeta argentino Pedro Jorge Solans publica en El Diario de la Villa Carlos Paz,
Córdoba, una entrevista realizada en las oficinas en Paraguay del
Instituto de Investigaciones Epidemiológicas de América Latina (IIEAL)
que trae de nuevo a la luz la introducción en Cuba en los años ochentas
del virus de la fiebre del dengue y ofrece interesantes revelaciones
sobre la actual situación epidemiológica en la zona del Chaco,
Argentina; en Paraguay y en Bolivia. El entrevistado es el Dr. Oscar
Paniagua, epidemiólogo que en 1979 participó en Fort Detrick, Maryland,
junto con el coronel Phillis Rossell, en la obtención de la variedad del
mosquito Aedes aegypti asociada al virus 2 que dos años más tarde
entraría en Cuba, infestaría a cientos de miles de personas y causaría
la muerte a 158 cubanos, entre ellos 101 niños. (1)

Se recordará que cuando en 1981 estalló la epidemia, se mencionó en
numerosos medios la sospechosa actitud de un científico norteamericano,
el Dr. Charles Henry Calisher que, en 1975, había viajado a Cuba para
recoger información acerca de la inmunidad de la población cubana a las
distintas cepas del virus del dengue. El año pasado, en la edición de
noviembre de “Nonproliferation Review”, Calisher, que esperó casi 30
años para defenderse, afirma que no estuvo implicado en una guerra
biológica contra Cuba. No obstante, en la entrevista de Solans,
Paniagua se refiere al Dr. Calisher como a su colega en Maryland y
señala con admiración los trabajos realizados por éste como epidemiólogo
en Cuba y en relación con “un mosquito que hacía estragos en Asia, y
que apareció en Misiones [Argentina] años atrás”. Recientemente (2008)
el Dr. Calisher fungió como editor de un libro del Dr. Jens H. Kuhn que
compendia todos los aspectos de la investigación, durante 40 años, con
filovirus, entidad taxonómica que incluye los más peligrosos patógenos
conocidos hasta el momento. El Dr. Kuhn es el virólogo principal de la
“Integrated Research Facility” (Servicio Integrado de Investigación) en
Fort Detrick, Maryland, de tenebrosa historia, y donde existen
laboratorios con nivel 4 de bioseguridad diseñados con alta tecnología
que permite trabajar con los más letales agentes biológicos. Kuhn fue
el primer científico norteamericano que entró en instalaciones similares
rusas después de la desaparición del campo socialista. El Dr. Calisher,
por tanto, ha mantenido vínculos con científicos que en Fort Detrick
han trabajado con patógenos y sus vectores, entre ellos el virus de la
fiebre del dengue y el mosquito Aedes aegypti, como posibles armas de
guerra biológica.

Sin embargo, considerar que el eminente investigador (ya lo era en
1975), profesor actualmente en la Universidad de Colorado, en Fort
Collins, haya estado en la nómina o bajo la dirección de servicios de
inteligencia de Estados Unidos sería un ejercicio de especulación. Lo
que sí podemos afirmar, porque toda la evidencia así lo indica, es que
los resultados de sus investigaciones en Cuba fueron utilizados por la
CIA para introducir la enfermedad en la isla, primero en 1977 con el
virus 1 y luego en 1981 con el virus 2, como veremos más adelante
porque, para que esta historia quede enmarcada en su adecuado contexto,
debemos repasar los antecedentes de la utilización como armas
biológicas, por parte de Estados Unidos, del virus de la fiebre del
dengue y de su vector principal el mosquito Aedes aegypti.

Desde 1956, los militares estadounidenses realizan experimentos con
enfermedades transmitidas por mosquitos. En 1956 y 1957 fueron liberados
200,000 mosquitos sobre el vecindario de afro-norteamericanos muy
pobres en el pequeño poblado de Avon Park, en el estado de la Florida.
Se considera que como sistema de dispersión se utilizó el llamado XM28
que cargaba en cada lanzamiento 2,090 pequeñas bolsas de papel repletas
de insectos hambrientos (2). Al cabo de un día –revela un informe del
“U.S. Army Chemical Corps”- “los mosquitos se habían dispersado a una
distancia de una a dos millas y habían picado a numerosas personas” (3).
Los experimentos continuaron, utilizando siempre como blanco a
comunidades pobres de negros e hispanos en Cayo Hueso, Panama City y
otras poblaciones, de acuerdo a documentos parcialmente desclasificados
de la CIA y al informe de un Comité del Congreso (1975). Poco se sabe de
aquellos pues con cada experimento fue creciendo el hermetismo, pero sí
se sabe que numerosas personas enfermaron y murieron.

La serie de ensayos conocidos como “Bellwether” empleó también
mosquitos como vectores. “Bellwether One” consistió de 52 experimentos
(1959); “Bellwether Two”, 14; de “Bellwether Three” no se tiene
información desclasificada. “Bellwether Four” fue “diseñada
explícitamente para determinar la capacidad de picadura de variedades de
mosquitos [Aedes aegypti] que estaban siendo producidos en Fort
Detrick” (2).

En 1960, el “Chemical Corps” inició un “Entomological Warfare Target
Analysis” (Análisis de los blancos de una guerra entomológica) que tenía
por objetivo conocer la vulnerabilidad de los posibles objetivos de
ataques con insectos. Entre los resultados de este estudio se logró
determinar que los mosquitos de laboratorio presentaban su máxima
efectividad cuando las temperaturas permanecían en el rango de 61 F (16
C) a 101 F (38 C). Es como si hubiesen sido diseñados especialmente para
Cuba, donde la temperatura promedio es justamente 26 C y existe
naturalmente el Aedes aegypti, de manera que sería prácticamente
imposible detectar la introducción de ejemplares de esta especie ni
determinar su origen. La insularidad de Cuba haría, además, que los
mosquitos quedasen confinados con el mar como barrera.

Por esa fecha, Fort Detrick mantenía ya un amplio inventario de
artrópodos como vectores utilizables en la guerra biológica, entre ellos
colonias de mosquitos infectados con dengue, fiebre amarilla y malaria,
había desarrollado métodos para infectar los mosquitos sin necesidad
de que picasen previamente animales enfermos y podía producir medio
millón de vectores del patógeno por mes. Sin embargo, los militares
consideraron que no eran cifras suficientes, por lo que fue creada una
instalación con este fin específico en Pine Bluff, un tranquilo poblado
de Arkansas, con capacidad para producir entre 130 y 400 millones de
mosquitos infectados por mes, según diversas fuentes.

En 1965 tuvo lugar la operación “Magic Sword” (Espada Mágica) para
investigar los hábitos de alimentación del A. aegypti después de
liberados de un barco anclado cerca de costas húmedas y tibias. Se
constató que los mosquitos, ayudados por la brisa, podían atravesar
hasta tres millas y media sobre el mar y establecer una cabeza de playa.
Se comprobó también que los mosquitos podían conservarse enfriándolos a
64 F (17.7 C) y manteniendo una humedad de 80 % con el fin de reducir
su metabolismo y prevenir la deshidratación, respectivamente. En estas
condiciones se mantenían efectivos hasta 52 días. (4)

La guerra de Vietnam proporcionó a Estados Unidos un inmenso campo de
experimentación donde pudo poner a prueba y perfeccionar todas sus
nuevas armas, incluyendo las biológicas y químicas. Durante estos años y
los que siguieron a la mayor derrota que ha tenido el imperio, el
gobierno cubano, en numerosas ocasiones, acusó al de Estados Unidos de
introducir en Cuba plagas que afectaban a personas, animales y cultivos.
Esta situación se prolongó hasta que, en mayo de l981 surgió de pronto
en La Habana y simultáneamente en otras ciudades, ampliamente separadas
entre sí, brotes de la peor forma de dengue, el dengue hemorrágico. En
el clímax de la epidemia más de 10,000 pacientes por día acudían a los
hospitales de la capital. Sin embargo, la formidable capacidad
movilizativa del pueblo cubano permitió organizar en brevísimo tiempo
una campaña masiva contra el Aedes aegypti, la cual impidió que la plaga
se extendiera al resto de la isla.

En esta ocasión, las condiciones anómalas que rodearon la aparición del
brote epidémico no dejaban lugar a dudas de que había sido provocado
artificialmente. Tres años después, en 1984, el terrorista
cubano-americano Eduardo Arocena confesaría su participación, junto a
otros de su calaña, al servicio de la CIA, en la introducción del dengue
y otras acciones de la guerra biológica contra Cuba.

La condición principal para que surja una epidemia de dengue hemorrágico
es que una parte importante de la población haya sufrido con
anterioridad una infección primaria con alguno de los tipos de dengue,
digamos dengue tipo 1 (DEN-1). La forma hemorrágica aparece en personas
que adquieren una infección secundaria con otro tipo de dengue (DEN-2,
por ejemplo).

¿Cuál fue la información que obtuvo el Dr. Calisher en Cuba en 1975? –El
virólogo norteamericano comprobó la existencia en una parte pequeña de
la población cubana de anticuerpos para DEN-1 y la ausencia de
anticuerpos para DEN-2 y regresa a Estados Unidos con esta excelente
información para planificadores de agresiónes biológicas. La secuencia
de acontecimientos es perfecta: visita de Calisher (1975), epidemia con
DEN-1 (1977-79), epidemia con DEN-2 (1981) y la combinación produce la
forma hemorrágica. A esto sólo tenemos que añadir que en el XV Congreso
Internacional sobre el Océano Pacífico (1979), el coronel Philip Russell
comunicó que Estados Unidos era el único país que había obtenido una
variedad del mosquito Aedes aegypti estrechamente asociado con la
transmisión del dengue tipo 2 (DEN-2).

Pero hay más, en ese mismo año 1981 surgen en Cuba otras plagas que
desde el punto de vista epidemiológico no tenían explicación alguna como
fenómeno natural: conjuntivitis hemorrágica causada por enterovirus,
disentería por Shigellosis (mueren 18 niños), y pseudodermatosis bovina
nodular que infectó a centenares de miles de animales. La historia
bíblica de las 7 plagas de Egipto queda pálida frente a lo que Cuba
resistió, y no sólo en ese año sino en medio siglo de agresiones. Sin
embargo, Cuba posee la virtud revolucionaria, que ya es tradición, de
convertir los reveses en victorias, y respondió reforzando su sistema de
vigilancia epidemiológica y su sistema de salud. Con la experiencia
adquirida pudo ayudar posteriormente y continúa ayudando, a numerosos
países del Tercer Mundo.

Volvamos ahora a la entrevista con el Dr. Paniagua. A la pregunta de
Solans: “¿Doctor, hay casos de dengue producidos por cepas de
laboratorio?” Paniagua sonrió y se fue por una tangente ambigua:
“Alguna vez surgió la posibilidad de que se modificaran serotipos. Pero
luego se vio que los factores que inciden en la presión ambiental hacían
el trabajo. Entonces, el esfuerzo giró hacia lo que sucedía”. La
respuesta del Dr. Paniagua la entiendo de esta manera: en un comienzo se
procuró crear nuevas cepas en el laboratorio, seguramente mediante
métodos de Iingeniería genética, pero cada uno de los cuatro serotipos
del virus del dengue tiene varios diferentes genotipos susceptibles a
su vez de modificaciones en su genoma debido a “los factores que inciden
en la presión ambiental”. El “esfuerzo giró” entonces no a producir
sino a seleccionar en el trabajo realizado ya por la naturaleza. Pero el
objetivo era el mismo: tener disponible la cepa con las características
más convenientes para la guerra biológica.

A este respecto debemos tener en cuenta que el virus más letal no es con
frecuencia el arma escogida. La fiebre del dengue es una enfermedad
incapacitante. La epidemia se extiende con rapidez a cientos de miles de
personas pero causa relativamente (subrayo la palabra) pocas víctimas;
menos aún en un país como Cuba, debido a la calidad de sus servicios
médicos que cubren gratuitamente a toda una población con alto nivel
educacional. Sin embargo, el estrago que causa en la economía, en el
sistema de atención hospitalaria y en la capacidad combativa de la
población crea condiciones ideales para desestabilizar gobiernos o
proceder a cualquier tipo de acción hostil. Esta fue seguramente la
intención fallida cuando se introdujo el dengue en Cuba en 1981 y que no
se puede olvidar en Venezuela, Bolivia y otros países hermanos donde
formas sutiles de ataque pudieran ser preferidas, ya que agresiones
militares directas incitarían de inmediato feroz resistencia interna y
repercusiones internacionales cuyo costo sería impagable para el
imperio.

En enero de 2008, un grupo de especialistas, encabezado por la doctora
Nancy González, inmunóloga del Hospital Chiquinquirá de Maracaibo y
profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad del Zulia (LUZ),
advirtió que una nueva cepa de dengue que afectaba a Venezuela era una
creación tecnológica. Una parte de su genoma –demostraron las
investigaciones- corresponde a los virus que provocan el dengue
hemorrágico mientras que el resto proviene del virus de la hepatitis.
“Por eso en el Zulia –señaló la doctora- vemos tantas complicaciones
hepáticas en los pacientes con dengue”.

La presencia en Paraguay del Instituto de Investigaciones de América
Latina (IIEAL), con dirigentes que han estado estrechamente vinculados a
laboratorios de guerra biológica, debe ser seguida con atención. Como
señala Solans en sus comentarios, los marines de la base militar
estadounidense en Mariscal Estigarribia, disfrutan del status
privilegiado de “funcionarios diplomáticos administrativos”, es decir,
son intocables; y junto con la misión militar llegó James Cason “un
notorio agente fanático de las experiencias biológicas” (5) . Poco
después (2006) “entre técnicos, investigadores y toneladas de
aparatología, se instaló en Paraguay el epidemiólogo Oscar Paniagua”.

¡Cuidado, compañeros! ¡Hay lobos con bata blanca en el corazón de nuestra América!.



  1. Pedro Jorge Sonas: “Dengue, que parezca natural”, El Diario de Carlos Paz, Villa Carlos Paz, Córdoba, noviembre de 2010.
  2. Jeffrey A. Lockwood: “Six Legged Soldiers”, Oxford (2009).
  3. Robert Harris y Jeremy Paxman: “A higher form of killing”, Random House (2002).
  4. Alastair Hay: “A Magic Sword or a Big Itch” (1999), citado por Lockwood.
  5. James Cason fue en Cuba un agente provocador. Mientras estuvo al frente de la Oficina de Intereses de Estados Unidos (septiembre de 2002 a septiembre de 2005) promovió y fananció a un
    grupúsculo de disidentes. Actualmente vive en Miami y es aspirante a la
    alcaldía de Coral Gables.
*Analista
político, es colaborador de numerosas publicaciones en Venezuela y otros países
del Caribe.



Vistas: 49

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

La destructora guerra económica endógena en Venezuela.

Por: Freddy Marcial Ramos.17/08/19Respetables lectoras y lectores.        Lo que está ocurriendo económicamente en el seno de las familias que integran a la sociedad económicamente vulnerable venezolanas, fundamentalmente en los grupos familiares…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 31, 2019.

La Burguesía colombiana cipaya del Gob. Imperial de EUA obliga el desafortunado resurgir de las FARC-EP.

Por: Freddy Marcial Ramos30/06/2019Respetables lectoras y lectores.La interminable “Guerra civil simulada colombiana”, continua transitando el fatídico camino de la constante violación de los Derechos Humanos fundamentales del humilde pueblo hermano…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 30, 2019.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio