HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

"Lo que dice Francisco sobre la Iglesia ya lo decía De Nevares"

Noticias

25-05-201401:30| Neuquén |VIVIR PARA CONTARLO   
"Lo que dice Francisco sobre la Iglesia ya lo decía De Nevares" 

Rubén Capitanio

Cura de la parroquia Virgen de Luján de Centenario desde el año 2006

NEUQUÉN
Una sonrisa franca que ponía una luz especial a su andar sencillo fue la primera imagen que tuvo Rubén Capitanio de Jaime de Nevares cuando éste llegó a la cárcel de Olmos, una localidad a pocos kilómetros de la ciudad de La Plata, para visitar a un preso que clamaba su inocencia y que después de tres años de injusto encierro logró su libertad. Aunque ya había cruzado algunas cartas con el obispo de Neuquén, ese día significó para ese joven seminarista el comienzo de un camino que tendría a De Nevares como un faro. “A pesar de ser obispo, descubrí a un hombre de Dios que no es alguien que cree, que reza y que trata de ser bueno sino que vive con alegría su condición de ser humano asumiéndose con esperanza como tal, reconociendo sus capacidades para valorarlas con humildad, pero también asumiendo sus debilidades, no para resignarse, sino para vencerlas”, explica.
Capitanio nació en 1947 en el seno de una familia de trabajadores de Los Hornos, un barrio "marginal" de La Plata. Advierte que lo de marginal es porque "no había nada, solo la parroquia con un cura, Antonio Astolfi, con mucha capacidad de apertura social, aunque a partir del golpe militar de 1976 se convirtió en capellán de la Brigada del Regimiento 7 de Infantería de La Plata y asumió muchas de las conductas del Ejército. Astolfi fue denunciado después por testigos del centro clandestino de detención que funcionó en el destacamento de la Policía Bonaerense en Arana como el responsable de impartir la extremaunción a un grupo de prisioneros que fueron ejecutados.
A la hora de explicar el porqué de su decisión de consagrarse sacerdote, Capitanio señala que el referente "más fuerte” fue Astolfi, "a pesar de todo lo que hizo después". Y comenta: “Mi papá, un obrero ferroviario, era sensible a lo social pero no así a lo religioso; en tanto, mi mamá era sensible a lo social y a lo religioso”.
Pero el momento en que Capitanio confirmó su consagración fue cuando a los 18 años ingresó al seminario de los Hermanos Franciscanos. “Fue un encuentro con una veta de la iglesia que a mí me deslumbró: San Francisco de Asís, con su pobreza, con su propuesta de restaurar la iglesia, de otra manera de vivir como cristiano. Entonces, lo que encuentro es la certificación de que era posible lo que uno buscaba”, describe.
El golpe militar de 1976 lo encuentra a Capitanio como cura de Berisso y compenetrado con “las alegrías y tristezas de la gente del lugar que, como dice el Concilio Vaticano II, deben ser las alegrías y tristezas de la Iglesia y, por lo tanto, de un sacerdote”.
Dado su compromiso con el prójimo, y de las detenciones y desapariciones de sus compañeros del servicio penitenciario, le aconsejaron a Capitanio que dejara Berisso y La Plata, incluso el país. “Yo no había hecho nada en contra de la ley, por lo tanto debía quedarme. Mientras, Don Jaime, al tanto de lo que me ocurría, me avisó: ‘Neuquén te espera con los brazos abiertos’”, recuerda.

Salvar la vida y la fe
A fines de julio de 1976, supo que su vida corría peligro y decidió arribar a Neuquén. “Miraba a Don Jaime cómo vivía él este tiempo de la Argentina, y al verlo iba entendiendo cómo se debía asumir desde la fe y el Evangelio de Jesús este terrible tiempo de violencia estatal”, comenta.
Confiesa que De Nevares le salvó la vida pero también la fe. “Me enseñó con su manera de vivir, de hablar, una manera de vivir como persona, especialmente el respeto, los valores humanos; como cristiano, el otro es mi hermano, y como sacerdote, el servicio”.
Capitanio dice que la Iglesia “no va a desaparecer”, pero advierte que “puede convertirse en una pieza de museo”.
"El papa Francisco ha dicho que la Iglesia debe salir, estar cerca de la gente; no convertir a la iglesia en una aduana de control, debe ser una iglesia para los pobres. Si leemos el último documento del Papa 'La alegría del Evangelio', que tanto repercutió en el mundo, precisamente lo que dice el Papa respecto de lo que debe hacer la Iglesia es lo que decía y hacía De Nevares hace 40 años. Está bien que la gente se asombre del nuevo papa, pero los neuquinos todo esto que dice Francisco ya lo sabían. Y, por todo eso, Don Jaime era muy criticado. Además, la sencillez y los gestos de humildad y austeridad de Francisco lo asemejan mucho a Don Jaime", concluye.

http://www.lmneuquen.com.ar/noticias/2014/5/25/lo-que-dice-francisc...;

Vistas: 30

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

La destructora guerra económica endógena en Venezuela.

Por: Freddy Marcial Ramos.17/08/19Respetables lectoras y lectores.        Lo que está ocurriendo económicamente en el seno de las familias que integran a la sociedad económicamente vulnerable venezolanas, fundamentalmente en los grupos familiares…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 31, 2019.

La Burguesía colombiana cipaya del Gob. Imperial de EUA obliga el desafortunado resurgir de las FARC-EP.

Por: Freddy Marcial Ramos30/06/2019Respetables lectoras y lectores.La interminable “Guerra civil simulada colombiana”, continua transitando el fatídico camino de la constante violación de los Derechos Humanos fundamentales del humilde pueblo hermano…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 30, 2019.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio