HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

Por Soledad Cruz

Andando está el congreso de los periodistas y las periodistas cubanas y hay muchas insatisfacciones al respecto. Las autoridades se quejan de falta de profesionalidad, los reporteros de poca colaboración de las fuentes noticiosas y los destinatarios de no recibir las informaciones que necesitan, los análisis que requieren para entender las complejas circunstancias del país.

Y todos resultamos dañados porque las transformaciones que se requieren, la aplicación de los famosos lineamientos, las batallas requeridas ante las deformaciones sufridas por la sociedad tienen que pasar necesariamente por hacerlas públicas, por el análisis y el debate colectivo y la prensa es la plataforma imprescidible para esa dinámica.

Se han abierto algunos espacios a los lectores, es cierto, de semana en semana aparece algún comentario tocando un punto neurálgico de la realidad nacional pero curiosamente programas de análisis como Hablando claro de Radio Rebelde cuentan sólo con quince minutos, la Mesa redondo que tiene una hora y ha logrado muy buenos resultados en tratamiento de temas internacionales, no ha acumulado la misma eficacia para los enfoques de temática nacional.

Papelitos hablan es una breve sección en Canal Habana, por citar sólo algunos ejemplos. Y conste que la radio, la tv, la prensa escrita informan sobre todo lo imaginable pero no tocan con profundidad los temas que más le preocupan a los ciudadanos y ciudadanas.

Cierto es que este es un país atacado, vilipendiado, silenciado por la gran prensa mundial, del cual sólo se escribe en los grandes medios para apoyar a sus detractores pero lejos de cohibirnos esa constante debería ser un acicate para tener la prensa que necesitan nuestras gentes, que se haga eco de las contradicicones y los fenómenos alarmante que van apareciendo en la conducta de ciertos segmentos poblacionales, la corrupción, la interpretación arbitraria de normas y leyes, las cuales no son exclusivas de la sociedad cubana y en la sociedad cubana son resultado no sólo de errores e ineficiencias sino de situaciones tan dramáticas como al crisis de los 90, la caida del campo socialista, el acoso de Estados Unidos y también de no haber ventilado con transparencia en sus orígenes muchos de otros factores que las han condicionado a partir del secretismo, de no asumir los problemas que se presentan con la radicalidad que merecen. La vieja confusión de que quien señala algo que anda mal daña a la Revolución es imperdonable a estas alturas, porque la revolución está dañada justo por todo lo que funciona inadecuadamente y parece inmune a la denuncia pública necesaria, desde las empleadas de servicio que maltratan a los usuarios hasta los directivos que no atienden adecuadamente los reclamos de la población de cualquier índole.

Otra cosa factible sin gasto de presupuesto es que los medios existentes, la prensa escrita, la radio, la tv, se organicen y funcionen de manera complementaria y no como repetidoras unas de otros. Es lastimosos ver el mismo titular y el mismo texto durante todo el día en los noticiarios, como si la noticia que se da o la información no tuviera otros matices entre las 6 de la mañana y la seis de la tarde.

Si, es cierto que hay acomodamiento de los periodistas y sus directores cuando repiten lo que ha publicado Granma, pero también están seguros de que no habrá ningún problema al respecto, mientras pretender ser original, osado, puede acarrear complicaciones, revisiones de funcionarios que no siempre están en condiciones de saber que hacer porque ni son especialistas en los fenómenos comunicativos, ni tampoco quieren buscarse problemas y problemas tenemos muchos en la sociedad cubana y únicamente enfrentándolos con honestidad y valentía podremos encontrarle soluciones enre todos. Problemas tenemos y también logros que nos quieren negar a cada paso, pero los problemas requieren mayor atención justo porque impiden ver los logros en lo que valen realmente. Y la prensa como vehiculo, como polea trasmisiora, es fundamental en la dialéctica dificl de la existencia. Cambiaron tantas cosas que parecían imposibles de cambiar, para bien unas, para mal otras, y la prensa tiene que cambiar para el bien común.

Vistas: 36

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

La destructora guerra económica endógena en Venezuela.

Por: Freddy Marcial Ramos.17/08/19Respetables lectoras y lectores.        Lo que está ocurriendo económicamente en el seno de las familias que integran a la sociedad económicamente vulnerable venezolanas, fundamentalmente en los grupos familiares…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 31, 2019.

La Burguesía colombiana cipaya del Gob. Imperial de EUA obliga el desafortunado resurgir de las FARC-EP.

Por: Freddy Marcial Ramos30/06/2019Respetables lectoras y lectores.La interminable “Guerra civil simulada colombiana”, continua transitando el fatídico camino de la constante violación de los Derechos Humanos fundamentales del humilde pueblo hermano…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 30, 2019.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio