HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

"La misma Cuba y el nuevo Fidel", por Lorenzo Gonzalo*

Foto © Virgilio PONCE

Miami.- 4 de Septiembre de 2010

Todo parece indicar que Fidel Castro ya no es noticia. Se ha recuperado de salud, visita centros laborales, turísticos, científicos y predios universitarios.
Cualquier día lo vemos concurriendo a un teatro o visitando un centro de
recreación y disfrutando sus servicios.

De acuerdo a las noticias de los últimos días, está haciendo una vida normal, por primera vez. Lo entrevistan periodistas en su casa, los invita a comer junto a su esposa Dalia
Soto y comparte sus experiencias, obligación que no todos los estadistas están
dispuestos a cumplir y que realmente le deben en buena lid, a quienes apoyaron
sus gobiernos y también a quienes se hayan afectado por los aciertos y errores
de la gobernación.

La vida le dio la oportunidad a Fidel de disfrutar una faceta que pertenece a las mayorías, pero que rara vez disfrutan los líderes coyunturales que han debido cargar en sus
hombros el peso de difíciles situaciones. Pasear por la ciudad y sentarse en un
parque, cosa cotidiana para la mayoría de los ciudadanos, es difícil para
quienes están a cargo de un gobierno, orientado fundamentalmente a la defensa de
la integridad y la soberanía de una tierra. Por lo general, los dirigentes
políticos gobiernan lidiando con asuntos legislativos, proponen y ejecutan
reformas económicas y depuran políticas obsoletas. Gobernar en tiempos de guerra
requiere de todo el tiempo y demanda la entrega absoluta de la energía que
poseamos.

Parece ser que, consciente de esto, Fidel ha querido dejar el legado de sus reflexiones para que queden claros los aspectos esenciales de su
pensamiento.

Lo que continúa siendo noticia, es la desidia de la prensa sensacionalista o enemiga del proceso cubano.

Ahora que el líder de la Revolución Cubana aparece con frecuencia en público y aborda problemas de su tiempo, analizando y ofreciendo recomendaciones, pretenden presentar una “Cuba dividida
en dos partes: el hermano atiende los asuntos internos y Fidel los
externos”.

Definitivamente para resolver la problemática cubana, la prensa y sobre todo las naciones, quienes utilizan la influencia de la media como un instrumento más de gobierno, deben
abordar el caso de Cuba con seriedad.

Fabricar irrealidades sobre la Isla más aislada del Caribe, no contribuirá para dar a luz una criatura feliz. En todo caso, si algún parto tuviese lugar, sólo nacería un
muñeco fantasioso.

Siempre a Cuba la han querido presentar en dos partes y no siempre las respuestas del Estado cubano ha sido lo suficientemente puntual como para descalificar las infundiosas
intrigas. Con los emigrados se ha generalizado la opinión de que existen también
dos tipos de cubanos: “los cubanos de Miami y los cubanos de
Cuba”.

Presentar a Cuba siempre divida ha sido un objetivo estratégico de la prensa, dirigido desde los poderes de Washington. Este quizás ha sido también el principal factor para que
la dirección del país, durante cincuenta años de guerra, se haya preocupado por
apelar a la unidad. La consigna quizás no ha sido tanto para crear un clima de
unanimidad, que en la dinámica de dicha apelación muchas veces ha aflorado
creando algunos problemas, sino para contrarrestar una propaganda que de tan
repetida, influencia las mentes menos centradas en la esencia del conflicto: el
Bloqueo de Washington y la permanente agresión directa, o consentida a los
grupos fanáticos que, sin más religión que el odio, abogan todo el tiempo desde
Miami, por la hecatombe.

Lo bueno de que Fidel haya tenido la oportunidad de disfrutar un pedazo de vida, reservado únicamente a quienes vivimos nuestra existencia en libertad, ha permitido otra
enseñanza para quienes denodadamente luchan en Cuba por disfrutar de un país
sano, despolitizado y espoleado únicamente por el sano objetivo de realizar la
propia existencia a través de la solidaridad. Esto último, en parte comenzará a
ser favorecido, cuando cese el Bloqueo y las agresiones de Estados
Unidos.

Fidel ha mostrado que el país ya puede andar sin él. Las condiciones internacionales han cambiado para Cuba, especialmente las hemisféricas y las de Estados Unidos, país que está
envuelto en guerras, crisis, desorientaciones en lo interno, el surgimiento de
países emergentes como Asia y las deudas adquiridas por los caprichos bélicos,
no le permiten ser el mismo agresor de antes. Aunque esto conlleva el peligro
probable, de estimular en un momento actos irracionales.

El legado de Fidel posiblemente nadie más hubiese sido capaz de conseguirlo: asegurar que las fronteras no fuesen invadidas por la descomunal fuerza del Gigante del
Norte.


Hoy la gente común y quienes ocupan altos cargos, se alegran de verlo movilizarse, pasear y compartir. Pero cada día los
observadores y las personas en general, nos convencemos más, que las
administraciones nacionales y la política exterior del país, está en otras
manos, que seguramente mañana pasarán a otras y que la democracia interna
finalmente se hará cargo del devenir
nacional.

Cuba sigue su misma lucha: crear una sociedad más justa, donde cada cual pueda desarrollar y laborar de acuerdo a su capacidad y recibir de acuerdo a su
trabajo.

Fidel ha dejado de ser gobernante y sólo queda de él su visión de tiempo, su realidad de hombre estadista y una disciplina capaz de contener las mayores agresiones y aprovechar
el menor de los resquicios para revertir en salud la más fiera
enfermedad.

Es de pensar que con ese ejemplo de pragmatismo, disciplina y convicción, los nuevos administradores y dirigente políticos, elegidos por la sociedad cubana, si la imitan
adecuadamente y ajustada a las circunstancias, hallaran vías para conformar
estructuras eficientes.

El Hombre de hoy no elabora alimentos, bienes y servicios, solo es capaz de organizar infraestructuras capaces de hacerlo eficientemente. La eficiencia es
consecuencia de la estructura, no a la
inversa.

Fidel detuvo las invasiones y consolidó la soberanía. Pensamos que ahora corresponde a otros vencer los bajos niveles de producción y hacer efectiva las participaciones
ciudadanas, los debates y la formación de una nueva era para Cuba.

Fidel quizá tenga la alegría de contemplar parte de esa nueva era, que en gran medida será la otra parte de su legado. Lo mejor de todo es que esa ciudadanía labora confiada en
esa dirección, como lo hizo durante la época donde levantaron la barrera moral
que consolidó la independencia de la tierra. Son los mismos cubanos, la misma
Cuba, tienen claros sus objetivos y todos se alegran que Fidel pueda pasear y
dar consejos.


En Cuba a diferencia de otros sitios no les gusta que los ausentes hablen de sus dirigentes, quizás porque muchos no comprenden que ellos han trascendido y ya no les pertenecen del
todo.

Cuba es la misma y Fidel resucitó para ser merecidamente un ser como todos los demás y disfrutar la normalidad que le arrebató la circunstancia.

*Lorenzo Gonzalo, periodista cubano residente en los EEUU y subdirector de Radio Miami (www.radio-miami.com)

Foto © Virgilio PONCE

www.cubainformacion.tv
http://martianos.ning.com
http://auto-hermes.ning.com/

Vistas: 10

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

La destructora guerra económica endógena en Venezuela.

Por: Freddy Marcial Ramos.17/08/19Respetables lectoras y lectores.        Lo que está ocurriendo económicamente en el seno de las familias que integran a la sociedad económicamente vulnerable venezolanas, fundamentalmente en los grupos familiares…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 31.

La Burguesía colombiana cipaya del Gob. Imperial de EUA obliga el desafortunado resurgir de las FARC-EP.

Por: Freddy Marcial Ramos30/06/2019Respetables lectoras y lectores.La interminable “Guerra civil simulada colombiana”, continua transitando el fatídico camino de la constante violación de los Derechos Humanos fundamentales del humilde pueblo hermano…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 30.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio