HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

"Hablando en plata y sin tapujos: ¡Cuba cuidado con la Iglesia Católica!" Por Justo Cruz

Foto © Virgilio PONCE



Berlín, 1º de Septiembre de 2010.


Hace unos días que acabo de llegar de Cuba y como siempre en los últimos tiempos me siento ante mi ordenador, buscando alguna noticia sobre mi país, una noticia que me aliente, que me llene de optimismo.


Me conecto en internet como se estila en estos tiempos si se quiere tener noticias de actualidad y me encuentro con lo mismo y con los mismos de siempre. Los mismos cuentos, las mismas frases que ya suenan como estribillos de
canciones aburridas: que si “los derechos humanos en Cuba”, que si “los
prisioneros de conciencia en Cuba”, que si Obama, que si Obispos y Cardenales,
que si la Iglesia Católica.


¿Y el pueblo de Cuba qué? me pregunto yo.


Cuba, ese país que no cesa de ayudar, de brindar su mano amiga, que no deja de contaminar al mundo con médicos y maestros y con todo tipo de ayuda desinteresada, sigue sufriendo la malicia de unos malvados politiqueros que se
creen dueños del planeta.


Digo esto porque aunque algunos no lo crean, otros no lo sepan y otros hagan como si no lo supieran, Cuba tiene más médicos y maestros regados por las selvas y ciudades de este mundo que todos los países ricos juntos.


Y yo, sentado frente a mi ordenador, no dejo de asombrarme. Ahora resulta que la Iglesia Católica está empecinada en resolver nuestros problemas. Toma la iniciativa y habla del bienestar para todos los cubanos, “de diálogos entre
todos”, “de tolerancia”, “de justicia social” y todas esas “palabritas y frases”
que hoy están de moda.


La injusticia social se disfraza, nos corrompe y nosotros que parece que no nos damos cuenta. La Iglesia Católica en Cuba, esa iglesia que todos conocemos, a la que estamos
acostumbrados y a la que ya casi estábamos olvidando por su historia llena de
contradicciones, ha devenido de “consejera espiritual” a “salvadora terrenal”.
La Iglesia más presente que nunca.


Entre las aclaraciones y declaraciones de nuestros queridos Cardenales de hoy y las inundaciones en Pakistán se está perdiendo mi Internet; Ese mundo virtual que se ha convertido en obligada y diaria interacción para muchas
personas, entre las que me incluyo yo, se va transformando paulatinamente en
algo peligroso que nos está hundiendo cada día más en el lodo de la ignorancia y
la manipulación mediática.

Parece que ahora le toca el turno a Pakistán; hay que ayudar, y no quiero que me malinterpreten, estoy muy de acuerdo con cualquier tipo de ayuda a los ciudadanos de este sufrido pueblo. Pero no debemos dejar de reconocer que los
países ricos no dejan de hacer de las suyas aún en los momentos mas tristes y
difíciles, haciendo como si ayudaran y los países pobres que no les queda más
remedio que hacer, como si los hubieran ayudado.


En estos momentos se está hablando de una cifra de casi medio millar de dólares como una ayuda inicial por los daños ocasionados por las inundaciones en Pakistán. Como me hubiera gustado
esa misma cantidad para mi país después de los desastres ocasionados por los
huracanes Ike y Gustav.

En el año 2008 Cuba fue azotada por unos de los huracanes más violentos de nuestros tiempos. Cientos de miles de casas destruidas incluyendo además, escuelas, hospitales. Y como si los cubanos fueran magos extraterrestres, no se
registraron víctimas humanas. El mundo hablaba de Cuba y de la capacidad
organizativa de su pueblo para enfrentar catástrofes naturales. Todos hablaban
de la solidaridad entre su gente. Embajadores de la ONU ponían a mi Cuba en un
pedestal como un ejemplo a imitar en el enfrentamiento a ciclones y huracanes.


Y el pueblo cubano esperando con impaciencia la ayuda que nunca llegó, a pesar de que ese mismo pueblo, no cesa de ayudar a los más necesitados del
planeta. En Asia, África, América Latina, hasta en Europa estamos repartiendo un
poco, de lo poco que tenemos y que nos queda.


El mismo pueblo de Norteamérica puede constatar los sentimientos solidarios del pueblo cubano. Cuba ha brindado su mano solidaria a Estados Unidos en momentos muy difíciles para su
pueblo.


Haití es el ejemplo más actual. Médicos y paramédicos cubanos ya estaban ayudando a este sufrido pueblo antes del terremoto, y ahora cuando ya no se habla de Haití y ya muchos se
fueron, los cubanos se mantienen; en silencio, sin que nadie se entere, pero
están ahí. Se mantienen y esto es lo que consta, aunque la CNN y la BBC no se
den por enterados.



Hoy, casi dos años después del paso de los huracanes todavía tenemos en la provincia de Pinar del Río el 60 % de las viviendas destruidas por los huracanes sin
reconstruir, a pesar de los esfuerzos que se realizan por el pueblo y su
gobierno en la búsqueda de alternativas a su alcance y la ayuda fraternal de
algunos países amigos. Pero la ayuda necesaria no acaba de
llegar.


Y yo como cubano que no dejo de preguntarme ¿por qué con otros países sí, y con mi patria no?; ¿Es qué somos tan malos que nos merecemos esta pesadilla?
Es por eso que al sentarme frente a mi computadora y ver esas noticias que no cesan de hablar de la
Iglesia Católica con sus Obispos y Cardenales, que se pasean por el mundo
hablando de resignación y tolerancia, no dejo de indignarme. Lo primero que debe
hacer esta institución es abogar por el cese del bloqueo contra
Cuba.


¿Donde está Dios para los cubanos?

No hubiera sido más justo que la Iglesia Católica antes de dar sermones sobre justicia social y tolerancia entre nosotros los cubanos de aquí y de allá y de no sé donde, condenaran ese perverso e inhumano bloqueo que han impuestos
los gobiernos de turno de Norteamérica y sus secuaces, a nuestro querido pueblo.
No sería más justo que antes de hablar de tolerancia, se hablara del derecho de
cada cubano en Cuba a vivir sin imposiciones y presiones de países ajenos. El
pueblo cubano no puede ser tolerante siempre que exista ese bloqueo y esas leyes
y resoluciones selectivas que actúan a merced de los intereses de los gobiernos
más delincuentes del planeta.


El pueblo cubano tiene y siente necesidades y no les hablo solamente de la malanga, de plátanos y del pedazo de carne de puerco por el que debe luchar cada día la familia cubana para
subsistir. Les hablo del derecho que tiene cada damnificado cubano de
reconstruir su vivienda, su escuela y su hospital, destruidos por los huracanes.
Les hablo del derecho a recibir un medicamento para salvar una vida, al derecho
de recibir un crédito bancario sin imposiciones. Les hablo del derecho de mi
pueblo a que se le trate con respeto como a los demás países de este jodido
planeta.


A mi me gustaría que la ONU algún día se decidiera de una vez y para siempre a interceder por nuestra patria. En el 2006 cuando la WWF llegó a la conclusión de que Cuba era uno de los pocos países del planeta en condiciones de
garantizar un desarrollo ecológico sostenible, me llené de optimismo. A fin de
cuentas, la WWF es una de las ONGs relacionadas con la protección del medio
ambiente más influyente del planeta. En ese momento pensé, ahora si tiene que
pasar algo; pero desafortunadamente no pasó nada.


En el año 2009 cuando la ONU volvió a condenar casi por unanimidad el injusto y abominable bloqueo de los Estados Unidos de América y sus lacayos contra Cuba entonces si pensé que esta vez, algo tenía que pasar, de hecho, el
bloqueo fue condenado por casi el mundo entero. De 192 miembros, 187 países
dijeron NO al Bloqueo con excepción de Palau (una pequeña isla de pacífico con
aproximadamente 21.000 habitantes que se ha convertido en una incógnita. Hoy
todavía nos preguntamos qué le debe el gobierno de este país a la Casa Blanca).
El otro país es Israel (aquí si que todo estamos claros, no podría ser de otra
manera, una mano lava a la otra y las dos siguen
jodiendo).


Y para seguir hablando de justicia social y de deseos, a mi me gustaría que los gobernantes de la Unión Europea por unos instantes se dignaran a cumplir con honor y responsabilidad la misión que tienen con todos los países del
planeta, sobre todo los más necesitados y que no se dejaran guiar o dominar por
esos delincuentes del norte de Nuestra América que no dejan de martirizar a
nuestro pueblo. Que se decidieran de una vez y por todas a actuar con decoro,
que abolieran la Posición Común con respecto a Cuba por ser denigrante,
hipócrita e injustificable; que hagan aunque sea el intento de hacer como si
ayudaran a nuestro pueblo y les prometo que cada cubano trataría de hacer como
si se les hubieran ayudado. Yo sé que estos sería como engañarse así mismo, pero
levantaría el ánimo porque tendríamos la sensación, por un momento de que nos
trataran como a todos los demás países. Pero lamentablemente, para hacer eso,
hay que tener como decimos en buen cubano, cojones…


Durante mi estancia en Cuba y en una conversación con un damnificado en un municipio de una provincia de Pinar del Río, un campesino que lleva más de casi dos años esperando porque le reconstruyan la casa y que vive en una choza
sin nada, me decía: “me le dices a tus europeos que lo que le falta a Europa
para ayudar a Cuba son cojones”.


En este punto quisiera hacer un alto y pedir comprensión por esta palabra tan dura como tan cubana que yo sé que para un español o un latino sonaría un poco fuerte. Sé que hasta cierto
punto está un poco fuera de lugar, pero estoy seguro que es la palabra adecuada.
Es que después de tantos bloqueos y marañas, de tantas injusticias e
inmoralidades no hay una palabra más adecuada. Y yo le doy la razón a mi amigo
pinareño. No cabe otra palabra, porque para ayudar a Cuba, para respetar a Cuba
y estar de su parte en este mundo gobernado por políticos farsantes, hay que
tener cojones.



Es por eso que cuando veo a Obispos y Cardenales paseándose por el mundo hablando de reconciliación nacional, de “justicia”, de “derechos humanos” y de “prisioneros de conciencia”,
no dejo de indignarme.



Si vamos a hablar de prisioneros, hablemos entonces en primera línea de nuestros hermanos prisioneros del imperio, hablemos de René, Antonio, Fernando, Gerardo y Ramón, nuestros
cinco héroes, hablemos de ellos y exijamos con toda la fuerzas de nuestros
corazones su libertad.



Condenemos a esa turba de políticos malhechores por no tener el valor de actuar con justicia, condenemos el terrorismo y a los terroristas. Y cuando hayamos logrados nuestros objetivos
que ya se han convertido en algo vital, entonces podríamos ocuparnos de “los
otros” aunque se trate de una partida de vividores vende patria, epicúreos de
mal agüero que confunden ideales y principios con modos de vidas e intereses
decadentes.


El pueblo de Cuba necesita de nuestro apoyo; sabemos que con Cuba siempre será difícil, pero sin Cuba será peor si deseamos un mundo más justo.


Nota: Cuando hablo de la Iglesia Católica me refiero a aquella por la que no debemos ni podemos estar orgulloso, que no es toda. Con nuestros Obispos y Cardenales pasa lo mismo. Mi respeto para aquellos de buenas intenciones que son
muchos, esto lo digo con respeto.

* Cubano residente en Alemania y Coordinador de Cuba Si

www.cuba-si.org

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

www.cubainformacion.tv
http://martianos.ning.com
http://auto-hermes.ning.com/

Vistas: 68

Comentario de Roberto Domínguez el septiembre 2, 2010 a las 6:13pm
Buen artículo. Creo que en efecto, ha escrito "en plata y sin tapujos". Creo que hay que reconocer que aparetemente existe un nuevo enfoque por parte de la jerarquía católica cubana, de la situación real de la sociedad de nuestro país: No bstante, habrá que olvidar las actuaciones históricas de esa misma "Iglesia"? ¿la que se congratuló con la muerte de Maceo? ¿de la Operación "Peter Pan" en contubernio con la CIA? ¿la sustentadora de la contra revolución interna en cientos de episodios? ¿Es realmente la Iglesia católica el mejor exponente del compromiso religioso? a mi, personalmente no me lo parece; hay muchas otras denominaciones religiosas en Cuba y muchisimos religiosos que SIEMPRE han estado comprometidos con la sociedad y con su pueblo.
Si por una coyuntura histórica la Iglesia Católica cubana puede y quiere jugar un papel activo en el mejoramiento del criminal bloqueo contra Cuba, ¡sea!
Si producto de esa misma coyuntura, quiere la Iglesia Católica servir para que los mal llamados "disidentes" obtengan determinados fines, que en un enfrentamiento directo con la Revolución nunca podrían conseguir ¡sea!
Si la alta jeraquía católica cubana tiene la posibilidad de ser escuchada por los circulos de poder nortemaericanos, los mismos que mantienen el férreo y criminal bloqueo contra Cuba, encarcelados arbitrariamente a los Cinco cubanos antiterroristas y sueltos a terroristas confesos paseándose por las calles de Miami, ¡sea!
Pero, por favor, seamos consecuentes con la Historia y ¡démos al César lo que es del César y a Dios lo que es Dios!

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

La destructora guerra económica endógena en Venezuela.

Por: Freddy Marcial Ramos.17/08/19Respetables lectoras y lectores.        Lo que está ocurriendo económicamente en el seno de las familias que integran a la sociedad económicamente vulnerable venezolanas, fundamentalmente en los grupos familiares…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 31.

La Burguesía colombiana cipaya del Gob. Imperial de EUA obliga el desafortunado resurgir de las FARC-EP.

Por: Freddy Marcial Ramos30/06/2019Respetables lectoras y lectores.La interminable “Guerra civil simulada colombiana”, continua transitando el fatídico camino de la constante violación de los Derechos Humanos fundamentales del humilde pueblo hermano…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 30.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio