HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

 

 Por: Cristina Meneses Albizu-Campos* 

 

La sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror, según la Real Academia Española de la Lengua, es terrorismo.  Sin embargo, Estados Unidos no es un grupo que realiza esos actos sino un país, un  estado independiente,  que practica un terrorismo de estado.

El terrorismo de Estado se produce cuando los actos de violencia, como matar o torturar por cualquier motivo, o sin él, lo comete un gobierno que persigue algún fin no identificable,  mediante el cual siembra el miedo  y cosecha el silencio de las víctimas.

Joao Pedro Stédile, coordinador del Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra de Brasil  expresa:

Todos sabemos que el gobierno y el Estado de EEUU son en la actualidad el mayor terrorista del mundo. El Estado norteamericano comete todo tipo de crímenes contra la humanidad.

Noam Chomsky,  lingüista, filósofo, politólogo y activista estadounidense, sostiene que Estados Unidos es "el estado terrorista número uno del mundo."  Es más, para él es la cabeza del terrorismo  de estado a nivel mundial. Según él, es un error analítico muy grave decir, que el terrorismo es el "arma de los débiles". Para esta estrella de la intelectualidad mundial es, por el contrario,  el arma de los fuertes. Es el instrumento de los estados poderosos, quienes lo ven en función al costo y beneficio que obtendrán. Es decir de la cantidad de sangre y de miseria que será producida versus el resultado para obtener la "democracia" como Estados Unidos la entiende.  Poder y terror van de la mano.

¿Qué crímenes ha cometido Estados Unidos? ¿Qué características tiene el terrorismo estadounidense? La mentira es una de sus características fundamentales para conseguir sus planes de dominio.  Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad nos dijo Goebbels, Secretario de Prensa y Propaganda de Hitler, y Estados Unidos lo ha convertido en ley.  Veamos algunos ejemplos.

  • Acusó a Irak de poseer armas de destrucción masiva para invadirlo y quedarse con su petróleo.
  • Las cartas con ántrax que en Estados Unidos mataron a cinco personas en 2001, no las enviaba Saddam Husein como juraba Colin Powell, sino Bruce Ivins, biólogo de los laboratorios militares de Fort Derrick, Maryland, quien se alega “se suicidó” en 2008
  • El atentado del 11 de septiembre de 2001 no lo cometieron los talibanes afganos. Fue un operativo de la inteligencia yanqui.
  • Estados Unidos puso en marcha la Operación Ciclón el 3 de julio de 1979, enviando a 30 mil mercenarios armados incluso con misiles Stinger a Afganistán para arrasar el país, difundir el terror y derrocar el  gobierno democráticamente electo en ese país y tender una trampa a la Unión Soviética: convertirlo en su Vietnam. Y lo consiguieron. A su paso, violaron a miles de mujeres, decapitaron a miles de hombres y provocaron la huida de cerca de 18 millones de personas de sus hogares, casi nada. Caos que continúa hasta hoy. (Cuba Debate agosto de 2017)
  • En el 2011 Estados Unidos bombardeó Libia sin piedad. Destruyó el país, asesinó a su presidente y miembros de su familia, ocupó el país apropiándose de sus recursos naturales principalmente el petróleo. Este evento es considerado la causa principal de la emigración forzada de miles y miles de africanos hacia Europa. Estos arriesgando su vida al cruzar el Mediterráneo en naves frágiles lo cual ha costado la vida a muchos de ellos.
  • En Siria, Estados Unidos creó y armó a ISIS como es su práctica, a los llamados rebeldes, que alegan luchar contra un gobierno dictatorial, que no es otro que el gobierno democráticamente electo y respaldado por el pueblo sirio.  Hasta hoy día acusan al gobierno de Damasco del uso de armas químicas, lo que nos recuerda el anterior caso de Irak.
  • No podemos olvidar en esta breve relación de los crímenes contra los pueblos y la humanidad  cometidos por el imperio estadounidense, no podemos olvidar decía, las bombas en Hiroshima y Nagasaki lanzadas impunemente contra una población civil ni tampoco la matanza de más de quinientas mujeres, niños y ancianos en el poblado de My Lai durante la guerra de Viet Nam un 17 de marzo hace ya cincuenta años;
  • En Nuestra América, no podemos dejar de mencionar el Plan Cóndor mediante el cual impuso Estados Unidos dictaduras en el continente latinoamericano que costaron la vida de miles de personas;
  • El bloqueo comercial y financiero impuesto hace ya cerca de 60 años contra Cuba que ha costado a este país pérdidas humanas, económicas y obstaculizado su desarrollo.

¿Que ha conseguido EEUU? incrementar los capitales y las ganancias de la industria armamentista yanqui, principalmente, el resurgimiento de la industria de la guerra, con sus miles de contratos de reconstrucción, venta de millones de aparatos de seguridad y cámaras de vídeo-vigilancia además de  la apropiación del petróleo y recursos valiosos de otros pueblos. Su hipocresía es tanta que han montado una operación a nivel mundial para continuar con sus planes de dominio al cual llaman “guerra contra el terrorismo”. Los terroristas siempre son sus enemigos, claro está, porque ellos son los buenos que cuidan del mundo. Han construido cárceles ilegales por todo el orbe, legitiman y legalizan el uso de la tortura, practican asesinatos selectivos y colectivos (llamados “daños colaterales”) y se conceden el derecho exclusivo de invadir y bombardear cualquier  país que deseen.  Como todo lo que hacen, tergiversan los términos para confundir a la opinión internacional e interna de su propio pueblo. Sin escrúpulo alguno se auto titulan libertadores cuando están asesinando pueblos enteros. Llaman  “rebeldes”, Ejercito de Liberación, "combatientes por la libertad", a sus propios mercenarios quienes no son más que las bandas que ellos han creado y armado.

La lista de crímenes de Estados Unidos es muy larga. No podríamos enumerarla toda en estas palabras. Se caracteriza por una escalofriante falta de ética que destruye la vida de millones de personas con el único fin de alcanzar sus objetivos.

Presiona a gobiernos de América Latina y del mundo entero, democráticos y progresistas, para que se adhieran a sus disposiciones diz que antiterroristas. Esto con el objetivo de criminalizar y controlar cualquier movimiento de masas que luche por sus derechos y que en algún momento se manifieste contra los intereses de las empresas estadounidenses en cualquier parte del mundo. Apela a la mentira, como ya dijimos, la cual se pone en acción  mediante campañas mediáticas para confundir a los pueblos y generar descontento y movilizaciones contra sus propios gobiernos o líderes políticos. Este es el caso de lo que está sucediendo actualmente con Venezuela y Cuba.  Estados Unidos ha lanzado una campaña mediática a fin de que tanto venezolanos como cubanos desconozcan el resultado de las elecciones que se han efectuado o habrán de efectuarse en esos países.  Campaña que incluye el exhorto a países de América, el Caribe e incluso europeos, africanos y asiáticos para que se unan a ese desconocimiento.

Ese doble discurso de Estados Unidos y la manipulación de los términos que se caracteriza por hablar de todo al revés, lo observamos en Puerto Rico.  Aquí se habla de reformas, educativa, tributaria, de salud, se habla de constitución, de derechos, de libertad entre otras cosas.  Todas, alegan, para el bien del país; todas obviamente inexistentes, empezando por la libertad que brilla por su ausencia desde el 1898.  La manipulación ha tenido éxito. Ha surgido aquí un especimen  colonizado que expresa qué seríamos sin la bandera yanqui, ¡Qué seríamos sin ella! Creen que vivimos en libertad, que somos parte de ellos, que vivimos gracias a la ayuda que nos dan,  en fin están totalmente enajenados, fuera de la realidad.  Si algo demostró María, el huracán del 20 de septiembre pasado, fue que la ayuda yanqui sirvió y sirve para que las empresas del imperio se hagan más ricas con la supuesta reconstrucción de la colonia y que el plan de despoblar el archipiélago de nacionales sigue en pie.  Nosotros no podemos volvernos cómplices de nuestra destrucción.  Es necesaria nuestra independencia, tomar las riendas de nuestras vidas y tener la posibilidad de un futuro. 

Hoy conmemoramos La Masacre de Ponce del 21 de marzo de 1937. Debemos recordar que ese acto fue un mensaje enviado por Estados Unidos al pueblo puertorriqueño, para aterrorizarlo.  Para impedir que piensen y actúen por sí mismos. Paralizándolos con el  miedo y el  pánico.

Ese 21 de marzo de 1937,  cayó Domingo de Ramos. El Partido Nacionalista de Puerto Rico había organizado una marcha para reclamar la libertad de los presos políticos nacionalistas, injustamente encarcelados,  llevados a juicio y condenados  a penas de 6 a diez años de prisión.  A pesar de los momentos difíciles que se vivían en Puerto Rico, debido a la persecución, arresto y juicios a los patriotas,  los nacionalistas  se reorganizan y llevan a cabo  su Asamblea Anual en Caguas  que se convertirá en la más grande de la historia del Partido. Miles y miles de nacionalistas llenaron las calles de Caguas demostrando que el Partido a pesar de todo estaba vivo.

El Gobernador Winship prohibió toda manifestación. Los alcaldes que habían dado permisos  tenían que dar para atrás y cancelarlos.  Es así que el permiso que había otorgado el alcalde Tormos de Ponce tuvo que revocarlo faltando solo una hora para que comenzara la parada.  Aún así sonó la Borinqueña,  himno  de Puerto Rico y a los acordes de ésta, los Cadetes de la República empezaron la marcha.  Eran las dos de la tarde, sólo habían pasado, uno o dos minutos,  cuando la manifestación fue interrumpida por los disparos  y cayeron entre heridos y muertos más 250 hermanos. 

Reprimido el pueblo, a sangre y fuego, como nos dice Albizu Campos, mandan a los nacionalistas a prisiones en el exilio.  Pero la maldad del imperio no acaba aquí. Malos como son y en el colmo del cinismo, acusan a los sobrevivientes de la masacre,  de alteración a la paz, de motín y de portar armas. Los acusan incluso, de asesinar a los policías que habían muerto por  balas de la misma policía. Ésta es la democracia estadounidense, la que fusila seres indefensos, y responde a los anhelos de independencia con ametralladoras.

Ese terrorismo estadounidense es planificado, es premeditado, tiene un propósito, según Albizu Campos: Trama fríamente la destrucción de un pueblo,  de cualquier pueblo de la Tierra, que sea un escalón más para sus fines.  Y el despoblamiento de Puerto Rico es su fin. No nos extrañemos pues que cada día sea más difícil vivir aquí y que el sueño de una vida mejor se encuentre allá, en la metrópoli. Por eso en su plan Estados Unidos no nos ayudará con préstamos pagables, con servicios de salud y educación verdaderos para la población, con generar fuentes de trabajo dignos sino que nos ayudará a irnos del país, a no poder regresar, a morirnos más rápido y a dejar Puerto Rico para ellos.  Bien lo dijo Albizu Campos Estados Unidos quiere la jaula sin los pajaritos.

No podemos terminar estas palabras  sin recordar a una mujer, Lolita Lebrón, quien el 1ro de marzo de 1954, día en que Estados Unidos explotó su bomba atómica en Bikini, les recordó a los yanquis que aquí había hombres y mujeres dispuestos a morir por la Patria.

También recordar al guerrillero heroico, en el 50 aniversario de su asesinato,  Ernesto “Che” Guevara La Serna, quien fuera entrañable defensor de la libertad de Albizu Campos y de la nación boricua.

En este día en que Estados Unidos masacró al pueblo puertorriqueño, no podemos dejar de hacer mención de la crueldad del imperio que no sólo asesina sino que se ensaña con aquellos que lo retan.  Como ha sido el caso de los héroes y mártires de nuestra independencia y de otras causas.  Como Albert Woodfox, pantera negra, quien pasó 43 años preso en total aislamiento en cárceles de Estados Unidos. Será excarcelado en abril próximo .

Una funcionaria del imperio del mal como llamó Albizu Campos a Estados Unidos, la Sra. Madeline Albright, ex embajadora en la ONU y posterior Secretaria de Estado cuando el bloqueo a Irak  que costó la vida de medio millón de niños, contesta la siguiente pregunta que le hace  una periodista ¿Valió la pena que en Irak murieran más de medio millón de niños, cantidad mayor a los niños que murieron en Hiroshima? Esta alta funcionaria yanqui contestó, fue una decisión difícil pero valió la pena.

Barack Hussein Obama,  presidente de Estados Unidos del 2009 al 2017, invadió  y destruyó los países de Libia, Somalia, Afganistán, Pakistán, Yemen, Irak y Siria, pero recibió el Premio Nobel de la Paz. Este Premio Nobel condecoró a Madeleine Albright con la Medalla Presidencial a la Libertad, por “su contribución, nada menos que a la paz mundial”. ¿Se ha visto mayor cinismo?

Como dijo Albizu Campos, el imperio yanqui nada tiene que ofrecer al mundo, salvo su desaparición.

Muchas gracias.

 

*   Palabras pronunciadas en los actos de la Conmemoración del 81 Aniversario de la Masacre de Ponce del 21 de marzo de 1927. Ponce, Puerto Rico, 21 de marzo de 2018.

 

 

Vistas: 22

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

El asombroso auge del fascismo neo colonial popular

Sin descripción

Iniciada por Freddy Marcial Oct 9.

La Híper inflación la Deflación y la ingobernabilidad atentan contra la revolución venezolana.

 Por: Freddy Marcial Ramos.10/07/2018Respetables lectoras y lectores       Para quienes hemos pasado la mayor parte de nuestra vida creyendo y luchando por una doctrina revolucionaria socialista, y que mucho antes del año 1998 cuando el magnánimo…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Jul 18.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2018   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio