HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

El Megaproyecto del Istmo de Tehuantepec: globalización y deterioro socioambiental

El Megaproyecto del Istmo de Tehuantepec:


Globalización y deterioro socioambiental


Miguel Angel García A.

A dos años de que concluya el segundo milenio de la era cristiana, en el istmo de Tehuantepec, región estratégica de México por su ubicación geopolítica, sus recursos naturales, renovables y no renovables y sobre todo, por ser una estrecha porción terrestre de comunicación interoceánica, se planea la construcción de una autopista de cuatro carriles y vías dobles para un tren bala que transportará mercancías en contenedores, cuyos derechos de operación. - el terreno que ocupen en todo el trayecto, lo mismo que las instalaciones portuarias y los sistemas de transporte, de carga y de descarga - serán adjudicados, en su mayoría, a empresas trasnacionales. Junto con todo este sistema de transporte multimodal, el pretendido megaproyecto se vincula con la continuación del proceso de privatización y transnacionalización de la petroquímica, con el establecimiento de un pretendido corredor de maquiladoras y con la extracción acelerada de materias primas (maderas preciosas y recursos minerales) para ser sustituidos por plantaciones monoespecíficas de carácter agroindustrial y agroexportador, como el eucalipto y el sorgo.

La mención en torno a la posibilidad de construir un modelo paso transítsmico del Golfo de México al Océano Pacifico, tiene además profundas implicaciones en materia política, de soberanía nacional y aspectos ambientales y de desarrollo social, que necesariamente deban abrir un nuevo debate nacional en el contexto de un acelerado proceso mundial de globalización comercial y financiero muy difícil - si no es que imposible - de evitar; y a nivel nacional, bajo un gobierno que ha asumido la decisión plena de darle continuidad a las políticas de inserción acelerada a la economía mundial ( sin importar el costo social y ambiental).

EL ISTMO DE TEHUANTEPEC: RECURSOS, HISTORIA Y COMUNIDADES

a) Importancia natural del Istmo de Tehuantepec

En el Istmo de Tehuantepec sobreviven los bosques y selvas tropicales húmedas mas importantes del país, por su biodiversidad y extensión conservada (Chimalapas, Uxpanapa, Mixe baja...) Esta gran zona de contacto entre la fauna y la flora de Norte y Sudamérica, forma parte del grupo de ecosistemas que albergan todavía entre el 30 y 40 por ciento de la biodiversidad del Planeta.

El Istmo es al mismo tiempo, el único puente natural que une las selvas tropicales del país, (caducifolias, subhúmedas y húmedas) entre la costa del Pacifico y Golfo de México. Asimismo, es la región con mayor disponibilidad de agua en función de su demanda a nivel nacional, y donde se generan los sistemas lagunares más grandes del Pacifico mexicano (con un enorme potencial pesquero, especialmente en materia de camaronicultura) y donde también se extienden las mayores planicies costeras del Golfo y del Pacifico con su vocación actual de enorme potencial agrícola y pecuario, siempre y cuando, paralelamente se lleven a cabo acciones de restauración ecológica.

Desde el punto de vista geológico, la parte norte del Istmo, además de poseer una rica cuenca petrolífera, cuyo potencial ha revivido con el descubrimiento de enormes yacimientos profundos en el subsuelo marino en las zonas denominadas "hoyos de dona", "donde se presumen reservas petroleras similares o mayores a las de la Sonda de Campeche y que actualmente se encuentran en proceso de delimitación territorial con Estados Unidos (La Jornada, 12 de Febrero 1998) y sulfurosos (ampliamente explotados) la región se sitúa en una gran llanura aluvial formada por acumulación de gravas y limos, originando suelos muy ricos, lo cual, unido al tipo de orografía y la fuerte precipitación pluvial, da como resultado buena extensión de tierra de amplia vocación agrícola, hoy subaprovechada por la ganadería extensiva.

En la parte central del Istmo, (Sierra Mixe, Chimalapas y parte de Uxpanapa) la topografía se comprime por la presión de las placas continentales del Golfo de México y sobre todo, el Golfo de Tehuantepec, presentándose la formación de abruptas sierras, cubiertas de extensos bosques y selvas con afloramientos rocosos y con presencia de yacimientos de tungsteno, calhidra, mica, fosforita y hierro.

Este enorme potencial de riquezas con que cuenta el Istmo, con sus vastos recursos naturales, ha sido a la vez subutilizado y depredado por padecerse históricamente en la Región (como en todo el país) un doble modelo erróneo y altamente perjudicial para los recursos naturales, para las comunidades locales y para el país. Por un lado, un modelo de desarrollo tecnológico industrial y agroindustrial dependiente, destructivo y altamente contaminante, que ha provocado, entre otras muchas catástrofes ecológicas, la muerte total de toda la cuenca media y baja del Río Coatzacoalcos; el que la zona industrial del corredor Minatitlan-Coatzacoalcos sea considerada como una de las áreas de mayor índice de contaminación del aire de todo el país (en términos proporcionales a su tamaño) y que cerca de medio millón de hectáreas de selvas lluviosas medianas y altas, de la zona Tuxtlas-Acayucan-los-Choapas hayan sido totalmente arrasadas y transformadas en pastizales para ganadería extensiva, incluyendo la selva de Uxpanapa, donde con financiamiento del Banco Mundial, en menos de cuatro años (1974-1978), fueron arrasados con maquinaria pesada cerca de 200 mil ha de selva alta perennifolia. Por el otro, un modelo socioeconómico polarizante y altamente discriminador, que ha marginado - con provecho de los sectores dominantes - a una gran población indígena y campesina, orillándola a depredar para sobrevivir.

Sin embargo, quedan aún en el Istmo enormes riquezas naturales en biodiversidad (flora y fauna); recursos hídricos; hidrocarburos y minerales, para ser aprovechados sustentablemente o sobreexplotados hasta su depredación y extinción.

b) La Historia

La ubicación geopolítica del Istmo de Tehuantepec, y sus enormes riquezas naturales han despertado el interés y la ambición de las potencias comerciales en turno. Desde la propia época de la colonia hubo interés en construir un canal transístmico (proyecto que fue revivido en diferentes momentos de la historia). Es en 1982 que se prevee y prepara un Megaproyecto sobre el Istmo mexicano, el cual, si bien en esa coyuntura no encuentra las condiciones adecuadas, nacionales y sobre todo, internacionales, para su implementación, sirve sin duda de base para la actual propuesta, misma que se ve precipitada, por dos condiciones especificas, una política y otra técnica-financiera del Canal de Panamá:

1) El inminente término de la concesión de la zona del Canal (533 millas cuadradas)por parte de Panamá a los Estados Unidos, producto del tratado Torrijos-Carter, que establecen como fecha de devolución total del canal interoceánico y de las bases militares norteamericanas, el 31 de diciembre de 1999; y, sobre todo:

2) La obsolescencia e ineficiencia técnica del Canal, cuya construcción inicio hace mas de un siglo ( 1879) y cuyo sistema de esclusas, aunado al intenso trafico marítimo, obliga a los buques de carga a una tardanza que va de 72 horas hasta 2 semanas, para poder cruzar los 160 km. que distan entre Colón (Atlántico) y Cd. Panamá (Pacifico), con los consecuentes costos financieros para los intereses transnacionales.

c) Las comunidades

Del total de población que prevee impactar el actual proyecto (2,200 000 personas), que habitan los 80 municipios considerados (31 en Veracruz y 49 en Oaxaca), por lo menos la cuarta parte pertenecen a 12 grupos étnicos: zapotecos, popolucas, nahuatlacos, zoques, huaves, mixes, chontales, mixtecos, tzotziles, chinantecos, mazatecos y chochos, repartidos en 539 comunidades, de los cuales el 61% está en Oaxaca y el 39% en Veracruz. Estos grupos sociales sobreviven con altos grados de analfabetismo, desnutrición y carencia de servicios básicos, y con un 75% del PEA ocupado en actividades primarias.

Sin embargo, en ese mismo espacio (y quizá orillados por esas condiciones), estos grupos indígenas han levantado movimientos y construido organizaciones sociales de relativa importancia regional, en defensa de su territorio y sus recursos naturales, algunos de los cuales aun permanecen como actores activos en la zona del Istmo, entre otros, podemos mencionar:

  • El movimiento de indígenas popolucas del sur de      Veracruz, que a fines de los 70's se opuso a la construcción de "La      Laguna del Ostión" como puerto de altura;
  • La Coalición Obrera Campesina Estudiantil del      Istmo (COCEI), que surge a fines de los 70's como un movimiento local en      Juchitán, Oaxaca. En      defensa de sus tierras y su cultura zapoteca.
  • La Unión de Comunidades Indígenas de la Zona      Norte del Istmo (UCIZONI), organización indígena pluriétnica      (mixe-zapoteca) para la defensa de los derechos humanos.
  • El Consejo Indígena de Uxpanapa (CIUX) (Ver.) que      aglutina indígenas chinantecos reacomodados por la construcción de la      presa Cerro de Oro.
  • Los ejidos campesinos e indígenas de la Sierra de      Santa Martha, Veracruz, quienes tras una intensa lucha por evitar el      establecimiento de plantaciones de eucalipto, se organizan para llevar a      cabo un proyecto de desarrollo comunitario y conservación ecológica.
  • Comunidades indígenas de la Sierra Mixe, con una      fuerte tradición de lucha en defensa de su tierra y su cultura.
  • Las comunidades y municipios indígenas de Santa      María y San Miguel Chimalapa los mas grandes del Estado de Oaxaca) con una      larga experiencia de lucha en defensa de su territorio y sus recursos      naturales, cuya movilización pacifica y capacidad de alianzas ha echado      abajo ambiciosos proyectos desarrollistas (Autopista; Complejo Industrial      Forestal; Complejo Hidrológico)

EL LLAMADO "PROGRAMA DE DESARROLLO INDUSTRIAL DEL ISTMO DE TEHUANTEPEC (PII)".

La intención Zedillista de implementar un Megaproyecto en el Istmo de Tehuantepec, irrumpe ante la opinión pública, cuando el diario nacional "La Jornada" publica en su primera plana, como cabeza principal a cuatro columnas, la existencia de un estudio-proyecto denominado "Consultoría Maestra para el Desarrollo Integral del Istmo" mediante el cual se plantea abrir "el Istmo al capital extranjero" (La Jornada, 22 de julio, 1996)

A través de esta "Consultoría Maestra" se describen y analizan un total de 146 proyectos que conforman una 1ª fase. Algunos de estos proyectos se han venido desarrollando y trabajando -en absoluto secreto y conservando un bajísimo perfil- como piezas de un rompecabezas macroeconómico cuya composición total es desconocida por el común de los mexicanos (ejemplo de estas piezas, ya acomodadas, lo son: las plantaciones forestales de eucalipto en el sur de Veracruz, Tabasco y Sierra Mixe; el establecimiento de una moderna y peligrosa planta de akilación (proceso para producir gasolinas reformuladas) en la petroquímica de Salina Cruz; la construcción de un moderno fraccionamiento y campo de golf en Huatulco; la reciente inauguración de un aeropuerto internacional en la población de Ixtepec, Oaxaca, todo ello mientras se ha desviado la atención publica hacia la licitación del Ferrocarril del Sureste, en su tramo Coatzacoalcos, Veracrz - Salina Cruz, Oaxaca, el cual finalmente quedó fuera de la reciente licitación ganada por la empresa TRIBASA.

El documento de la Consultoría, nos brinda una idea general de la concepción de estas acciones al mencionar "el posicionamiento del megaproyecto en el mercado mundial como opción alterna y no competitiva con el Canal de Panamá, y tomar ventaja de los nuevos proyectos que se prevén en Centroamérica para detonar el desarrollo económico regional para el ensamble final y manufacturero de partes, a través de una red eficiente de transporte de carácter tricontinental". Así, el Programa, establece la construcción de una autopista de 411 kilómetros; de dos unidades generadoras de energía eléctrica y la privatización del corredor transístmico ferroviario, con la posible participación de Burlington Northern and Santa Fe Corporation, Railroad Development, Southtern Pacific Mexico, Kansas City Southtern Industries, CSX Transportation Incorporated, Genesee and Wyoming Industries y Union Pacific Railroad.

El Megaproyecto del Istmo plantea, además del establecimiento de plantas relacionadas con la industria silvícola, a través de la explotación de maderas preciosas y semipreciosas, y papelera, mediante plantaciones forestales de eucalipto en Santiago Yaveo y San Juan Cotzocon (S.Mixe) y en Uxpanapa, Veracruz; proyectos de camaronicultura intensiva, tecnificada (alterando los manglares naturales de las Lagunas costeras del Pacifico); explotación de minerales no metálicos como mármol, roca fosfórica, cal y sal de mar-; la instalación de empresas maquiladoras del ramo textil y electrónica; la ampliación del complejo turístico hotelero en Huatulco y la conversión de amplias extensiones de cultivos de maíz y frijol, en sorgo en las planicies costeras del Pacífico.

En materia de empleos -una de las más socorridas justificaciones de este tipo de proyectos de "desarrollo" implantados violentamente en regiones rurales- el Megaproyecto expone que en su primera fase se generaran 12,200 empleos permanentes anuales (20.5% industriales; 19% en petróleo y petroquímica; 16.9% en minería; 14% en pesca; 12.4 en silvicultura; 7.4% en infraestructura; 5% en turismo; 4% en agroindustrias y 0.9% en equipamiento urbano), con una meta total de 43,600 empleos para un periodo de 13 años (1997-2010). Este número total de empleos, en una zona que posee una población total actual estimada de 2,200,000 habitantes, nos hace deducir que dada la pirámide de población existente y tendencial, el impacto positivo real en este rumbo será mínimo. Especialmente si consideramos que un alto porcentaje de empleos fijos requerirán un nivel de escolaridad y especialización, inalcanzable para los habitantes locales.

En resumen, en la primera etapa de instrumentación del PDII (1997-2000), se pretende impulsar 146 "proyectos detonadores", entre ellos 80 de tipo productivo y 65 que serían obras de infraestructura. Los proyectos productivos contemplan diversas ramas de la industria: Química y Petroquímica, Automotriz, Metalmecánica, Maquiladora, Abastecedora, Aceros y derivados, Construcción, Agroindustria, Forestal, (extractiva y de plantaciones) Pesca y Salinera. Los proyectos de infraestructura serían de desarrollo urbano, comunicaciones, turismo, infraestructura para parques industriales y sobre todo, el proyecto de transporte multimodal, cuya prioridad es modernizar privatizar y concesionar las vías férreas; los puertos terminales, los sistemas de embarque y desembarque de cargas contenerizadas, así como los sistemas de transporte de carga carretero para el comercio transnacional, un ejemplo patético del enfoque de este Megaproyecto, consiste en dos de los proyectos considerados en el paquete de la fase 1: la apertura de caminos rurales y la construcción de un campo de golf en Huatulco. En el 1er. caso ("caminos rurales a comunidades marginadas") se establece una inversión de $47.5 millones de pesos, con una generación de cero empleos (aprovechándose de la tradición indígena del "tequio" o aporte de mano de obra gratis para obras de beneficio comunitario); y en cambio, para el 2º caso ("Instalaciones turísticas, campo de golf "La Entrega" (1ª etapa) se asignan ¡$50.9 millones de pesos, con una generación de 125 empleos no especializados!¡13.4 millones de pesos y 125 empleos más para un campo de golf que para caminos a comunidades marginadas!.

Existen pues claros "olvidos" dentro de la concepción del Megaproyecto, en temas de mayor importancia estructural para la sostenibilidad a mediano y largo plazo del mismo, estos "olvidos" y "obviedades" que no toca ni considera el planteamiento oficial son, entre otros, la tenencia de la tierra, así como la situación sociocultural y ambiental, prevaleciente en la amplia superficie que ocupan los 80 municipios impactados.

Todo lo anterior, nos hace ratificar que en su enfoque actual, el PDII, apunta hacia las consecuencias siguientes: alta concentración de los beneficios en favor del gran capital transnacional, incluyendo aquí grupos empresariales de origen supuestamente "nacional", (TRIBASA, GMC, PULSAR, CARSO) aprovechándose de la posibilidad de obtener productos, materia prima y mano de obra barata y de una rápida conexión de las mercancías (materias primas, manufacturas y productos de punta) con los distintos bloques económicos regionales establecidos (Todo EU y Canadá en sus dos costas, Europa por el Golfo de México y el Sudeste Asiático por el Pacifico); graves riesgos en relación a la soberanía nacional, por la perdida real de control político estatal de una extensa franja del territorio nacional; previsible militarización de dicha franja; creación violenta de polos de "desarrollo" industrial, con su contraparte inevitable de surgimiento de polos de miseria, marginación y patología social, así como la ya inaceptable ampliación de los ya de por si altos rezagos sociales en los municipios y comunidades afectados, con una profundización de la ya aguda destrucción del medio ambiente, fácilmente previsible en cuanto al impacto a mediano y largo plazo que van acarrear este tipo de proyectos. En particular si hacemos un recuento de los daños que anteriormente proyectos de "desarrollo" han provocado, por ejemplo, en la cuenca media y baja del Río Coatzacoalcos. Otro ejemplo de una lamentable experiencia ecológica ya vivida y digna de tomarse en cuenta en otras partes del mundo es la de las plantaciones de eucalipto, que se han desarrollado bajo el disfraz de supuestas acciones de reforestación, siempre con un interés meramente comercial, cuyo resultado ha sido: empobrecimiento de los suelos, desaparición de otras especies, desgaste de los mantos freáticos, uso indiscriminado de agroquímicos, subutilización de importantes porciones de tierras agrícolas de alto potencial y la presión que esto genera sobre los bosques conservados o en recuperación, así como la afectación a la base patrimonial de las comunidades, por los daños a sus tierras y la injusta compensación económica de su trabajo.

Como reflexión final, podemos retomar aquí las palabras del Dr. Alejandro Toledo, citadas en su libro "Geopolítica y Desarrollo en el Istmo de Tehuantepec": "El siglo XXI ¿será el escenario del triunfo definitivo de esta visión unidimensional que promueve la globalización bajo la égida del mercado y el de la desaparición de las culturas indígenas ístmicas? ¿Estaremos a tiempo de construir una noción de desarrollo que no implique la amputación de nuestro pasado, la destrucción de nuestro presente y la imposición tecnocrática y autoritaria de un futuro incierto?". 

Vistas: 290

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

La destructora guerra económica endógena en Venezuela.

Por: Freddy Marcial Ramos.17/08/19Respetables lectoras y lectores.        Lo que está ocurriendo económicamente en el seno de las familias que integran a la sociedad económicamente vulnerable venezolanas, fundamentalmente en los grupos familiares…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 31, 2019.

La Burguesía colombiana cipaya del Gob. Imperial de EUA obliga el desafortunado resurgir de las FARC-EP.

Por: Freddy Marcial Ramos30/06/2019Respetables lectoras y lectores.La interminable “Guerra civil simulada colombiana”, continua transitando el fatídico camino de la constante violación de los Derechos Humanos fundamentales del humilde pueblo hermano…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 30, 2019.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio