HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

CORRESPONDENCIA: Libertad o Pluralidad de expresión

Por Lorenzo Gonzalo* / Foto Virgilio Ponce

Un amigo me preguntó si en Cuba llegaría a existir la “libertad de expresión”. Le dije que ese cuestionamiento es un poco confuso. La expresión por sí sola es un término hueco, y para darle sentido debe ser plural y pública, aun cuando hay aspectos que cada medio debe regular en aras de la convivencia.

Lo importante no es la expresión en términos absolutos, sino su pluralidad y que pueda ser escuchada.

Parece un trabalenguas, pero la llamada “libertad de expresión” es utilizada farisaicamente por quienes en la realidad y a contrapelo de ese discurso, publican únicamente lo que desean. Simplemente porque cuentan con los medios económicos para hacerlo.

Fuera de ese círculo es difícil moverse, porque toda la estructura informativa está diseñada con los principios del mercado cambiario capitalista y si no se cuenta con los medios, nadie te escucha. No obstante hay que reconocer que existe pluralidad de expresión y a eso le llaman libertad, a pesar que las diferentes naciones la restringen de modo distinto. De todos los países que practican el capitalismo, Estados Unidos es el que mejor organizado está para controlar esa pluralidad. En Europa existe una gran prensa de izquierda, incluyendo las pocas corrientes comunistas ortodoxas que aún mantienen la nariz fuera del agua. En Estados Unidos esas son piezas de museo, no existen tales publicaciones.

En el socialismo real y sus herederos, la expresión ha sido controlada como política de Estado. Los sobrevivientes del derrumbe soviético, entre ellos Cuba, no han hallado aún la fórmula mágica que permita una prensa plural. Existen vestigios, incursiones de determinadas publicaciones de revistas que tocan el punto pero no lo agarran de plano.

Las regulaciones son patrimonio de los Estados y por consiguiente, de igual modo que en los países capitalistas se regulan intereses, préstamos, calificaciones para obtenerlos e incluso las dimensiones que debe poseer una empresa por acciones, también el socialismo puede regular la prensa y con ello la expresión. Creo que nunca se ha hecho porque, quizás inconscientemente, ha faltado confianza en el éxito de las estructuras establecidas.

Desde el momento que alguien se expresa hace uso de su libertad, pero decir lo que a uno le venga en ganas es harina de otro costal.

Ahora bien, no se trata de burocratizar el asunto y crear un “organismos rector de la palabra”. Para esto existe el Estado quien es el encargado, a través de las legislaciones de gobierno, para crear prohibiciones puntuales y algunas generales, sobre lo que no debe estar contenido en escritos y programas informativos.

Se trata de regular la expresión en correspondencia con  los intereses generales del medio en que vivimos, no de prohibirla o suprimirla, como ha sido el caso de muchos países, incluyendo los del bloque soviético, donde decir estaba prohibido, excepto que estuviese autorizado.

No se trata de poder expresar lo que estemos autorizados a decir, sino decir todo aquello que consideremos apropiado, siempre y cuando no contravenga las regulaciones.

Además es imprescindible que existan canales para que los profesionales de la prensa o la intelectualidad en cuestión, tengan forma de hacer llegar sus opiniones al público. Me refiero a la prensa pública que diariamente informa a la ciudadanía nacional o localmente.

No es difícil y al hacerlo se purificaría una actividad que ha hecho posible el desarrollo de la humanidad.

El progreso de las sociedades ha estado imbricado a la comunicación, siendo las publicaciones un aspecto esencial y determinante.

Cuando Friedrich Koenig´s introdujo la imprenta movida por vapor en 1814, el periódico The Times de Londres comenzó a imprimir 1000 ejemplares por hora, comparado con 250 que se hacían manualmente. En el año 1832 imprimía el doble por hora. Era la Primera Revolución Industrial y el efecto de esa rapidez en la divulgación fue crucial para la educación y el debate social imprescindible.

Volviendo de nuevo a la pregunta de mi amigo: “habrá libertad de expresión en Cuba” ante la nueva era diplomática que comienza? Le dije, “mira la pregunta es tramposa, pero definitivamente la nación requerirá pluralidad de expresión con acceso público, amparada por severas regulaciones que impidan ofender a grupos religiosos, culturales, profesionales y a las instituciones políticas que deberán crearse. Bien regulado para evitar la perrera criolla y los encontronazos que puedan levantar pasiones innecesarias e indebidas, pero no existe otra opción, creo que es fácil de hacer, aun dentro de los medios estatales, los cuales merecen su independencia y no ser reos de vigilancias ridículas”.

Así lo veo y así lo digo y no voto porque no puedo.

*Lorenzo Gonzalo, periodista cubano residente en los EE.UU. y subdirector de Radio Miami

Vistas: 153

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

La destructora guerra económica endógena en Venezuela.

Por: Freddy Marcial Ramos.17/08/19Respetables lectoras y lectores.        Lo que está ocurriendo económicamente en el seno de las familias que integran a la sociedad económicamente vulnerable venezolanas, fundamentalmente en los grupos familiares…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 31, 2019.

La Burguesía colombiana cipaya del Gob. Imperial de EUA obliga el desafortunado resurgir de las FARC-EP.

Por: Freddy Marcial Ramos30/06/2019Respetables lectoras y lectores.La interminable “Guerra civil simulada colombiana”, continua transitando el fatídico camino de la constante violación de los Derechos Humanos fundamentales del humilde pueblo hermano…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 30, 2019.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio