HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

Por Jorge C. Oliva Espinosa

Me preocupó que un viejo amigo mío, autoridad reconocida en la materia y especialista en el diferendo Cuba-USA, permaneciera callado ante los trascendentales acontecimientos anunciados el pasado 17 de diciembre.
Temí alguna indisposición o que estuviera afrontando uno de los frecuentes problemas que nos interrumpen las comunicaciones. Para mi tranquilidad, supe que había ido a pasar unos días con sus nietos. Le escribí, contento de saberlo disfrutando de la abuelidad. Esa palabra, ABUELIDAD,  me hizo reflexionar y he aquí lo que discurrí sobre el tema:
Si la paternidad, según el diccionario, es la cualidad de ser padre, la abuelidad es la condición privilegiada de ser de nuevo padre de los hijos de nuestros hijos; pero un tipo de padre diferente. No todos alcanzan ese estado, en que nos podemos dar el lujo de malcriar a nuestros descendientes, porque otros serán los responsables de criarlos y enmendar sus malacrianzas. Con la abuelidad nos llega la hora de consentir, sin temor a las consecuencias; así realizamos, quizás, nuestras últimas tropelías y travesuras de chiquillos. También es la oportunidad de tener a un diablillo como aliado y cómplice; él puede ser Batman, mientras nosotros encarnamos a su compinche Robín.
En su compañía, armados de arcos y flechas, podemos enseñorearnos del bosque de Sherwood, o remontarnos en un vuelo espacial al planeta Kriptón, sin que nadie nos diagnostique demencia senil.
La abuelidad tiene la ventaja de agarrarnos más viejos y tolerantes; entonces, somos capaces de reír y tomar como una gracia lo que a nuestros hijos les hubiera costado, al menos, una buena reprimenda.
El deseo de que nuestros hijos se nos parezcan, se repite en un anhelo malamente ocultado, irreprimible, cuando pretendemos que nuestros nietos sean nuestra reedición revisada y ampliada.
Si ser padre
entraña una responsabilidad inacabable, ser abuelo es fuente de sorpresas y alegrías infinitas. La "abuelidad" es un estado inefable, lo sé por experiencia propia. Vale la pena llegar a viejo y sufrir todos los achaques que conlleva la vejez, si ello incluye el premio de la abuelidad.
Y disculpen, pero no puedo seguir reflexionando sobre el tema; Sandokan, "El Tigre de la Malasia" me requiere para que afile nuestras cimitarras y luego, como buen escudero que soy, debo alistarlo todo para la comparecencia de mi Señor, El Príncipe Valiente, ante el Rey Arturo en la corte de Camelot.

Desde Regla,
Ayer, "La Sierra Chiquita"; ayer, hoy y siempre, bastión de rebelde cubanía.
Enero 7 de 2015

Vistas: 65

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

La destructora guerra económica endógena en Venezuela.

Por: Freddy Marcial Ramos.17/08/19Respetables lectoras y lectores.        Lo que está ocurriendo económicamente en el seno de las familias que integran a la sociedad económicamente vulnerable venezolanas, fundamentalmente en los grupos familiares…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 31, 2019.

La Burguesía colombiana cipaya del Gob. Imperial de EUA obliga el desafortunado resurgir de las FARC-EP.

Por: Freddy Marcial Ramos30/06/2019Respetables lectoras y lectores.La interminable “Guerra civil simulada colombiana”, continua transitando el fatídico camino de la constante violación de los Derechos Humanos fundamentales del humilde pueblo hermano…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 30, 2019.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio