HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

Por Martín Guédez*, @GuedezMartin

Venezuela está en la mira y no es juego. A riesgo de parecer insistente, el tema de la Plutocracia Mundial continúa perturbándome. La perturbación no nace de la duda cuanto de la persuasión de que no se está identificando suficientemente al enemigo. La tendencia universal de atribuir a individualidades, desde las grandes obras hasta los más terribles crímenes deja en la sombra e impunes a los verdaderos responsables.

No hay mejor manera de colaborar con las fuerzas que medran en esas sombras que ignorarlas. Así, en nuestra patria, el hundimiento del proyecto de Simón Bolívar y la recuperación por la oligarquía de todo su poder, tiene nombre y apellido: José Antonio Páez, los nombres de la gente que utilizó a Páez no aparecen. Esto les permitió, y les siguió permitiendo, continuar un ciclo de respaldo y aclamación del caudillo a su servicio, desecharlo cuando no les fue útil, y preparar el continuador de ocasión. Los amos del circo siempre quedan en las sombras.

Con fino olfato, las oligarquías nacionales, la burguesía mundial y hoy la plutocracia mundial, van eligiendo, como en los torneos de caballería medievales, su “campeón”, aquél que lleve en la punta de su lanza, con gracia y donaire, el pañuelo, la divisa. El que dé la cara y reciba los aplausos, el reconocimiento o el juicio, según le vaya en la pelea. Total, cambiarán de “campeón” como de camisa. Estos son desechables, como los condones.

Todos conocen a Adolfo Hitler, contra su nombre caen todos los rayos y centellas de la historia, pocos reparan en el hecho de qué, este caballero fue un invento del capitalismo mundial para oponerlo a la triunfante y peligrosa revolución bolchevique. Confiaban en que el enemigo natural de la hiena nazista sería la Unión Soviética y que sería sobre ella que desataría sus furias. Hitler se armó bajo las narices cómplices de las poderosas burguesías triunfantes en la Primera Guerra Mundial. No les salió bien la jugada, el monstruo creado con fines muy específicos, adquirió intereses propios que diferían de los imaginados por sus creadores. Hitler firmó un pacto de no agresión con Stalin y se volteó contra sus amos inspiradores.

Poco más o menos les ocurrió con Saddam Hussein, aupado, apoyado, estimulado, armado y financiado para hacer frente a Irán que era presentado como la bestia apocalíptica por la maquinaria mediática después se les volvió malcriado, agresivo e insoportable. Así les ocurrió con el movimiento Talibán y Alqaeda creados para oponerse a la Unión Soviética en Afganistán, o con el perrito narcotraficante Noriega en Panamá, así les está pasando con el Estado Islámico ahora mismo. Siempre han estado, por detrás y por encima, como diosecillos poderosos, los verdaderos amos del circo. Sin sufrir un rasguño, ganando siempre, asistiendo al sacrificio “patriótico” de pueblos burlados.

Ayer, el cancerbero se llamó George W. Bush hoy se llama Obama . Es este –como aquel- quien cargará con la pesada lápida de la historia, los amos, salvo que los hagamos salir a la luz, seguirán ganando, manipulando y haciendo buenos negocios, protegidos por la invisibilidad. Obama ha recibido un mandato y como perro fiel lo está cumpliendo. El Nuevo Orden Mundial no es de su inspiración. No podría serlo como no lo es de la camarilla de enanos de su séquito. El reordenamiento planetario, muy similar al que inspiró a Hitler, es un objetivo necesario para esas centenares de multinacionales decididas a manejar al mundo desde sus mismas oficinas y bajo los mismos principios con los cuales planifican sus políticas de mercado. Los Estados Nacionales les estorban.

Mr. Obama y el poderío militar estadounidense son piezas del ajedrez. Una partida jugada desde las salas situacionales de las grandes multinacionales y ejecutada, sólo ejecutada, desde las sede de los Estados Nacionales, llámense White House, 10 de Downing Street o la Moncloa. Se está construyendo, bajo un ideario bien definido, la estructura de un nuevo imperio: el imperio multinacional. Un imperio que pasa por la demolición de los Estados Nacionales, del mismo modo como pasó la revolución burguesa por la desaparición del estado feudal.

La construcción de esta nueva forma de imperio, explica la naturaleza intrínseca de las acciones imperiales en estos tiempos. El mundo asiste a la materialización –pretendida- del viejo sueño de Carlos V de Alemania y I de España: “Un imperio donde no se ponga el sol”. La diferencia fundamental reside en que no será la bandera un país, de un Estado, sino que serán, -ya lo son- los reclamos publicitarios de McDonald, Coca Cola o el J. P. Morgan los símbolos del nuevo imperio. La nueva ideología no abreva en las sedes de partidos políticos sino en las oficinas de las grandes corporaciones. No es necesario mucho esfuerzo para encontrar en las acciones del risueño Mr. Obama las claves de esta nueva forma de desarrollo del capitalismo.

La política actual de estas supranacionales aparece claramente dirigida a la destrucción de la diversidad cultural, la creación de “remedos de estados” a la medida de sus intereses y la implantación de una democracia universal made in McDonald, destruyendo así la memoria colectiva, las raíces milenarias de los pueblos y sustituyéndolas por la homogenización y la alienación del mercado. Una vez despojados los pueblos de sus raíces étnicas o culturales, lo demás sería pan comido. Al menos eso cree el macabro cerebro del imperialismo.

Frente a esta demoledora acción de la plutocracia mundial hemos de profundizar, cuando aún podemos, en el rescate de nuestras raíces, de nuestra cultura, de nuestro “según y cómo”. Fortalecer el Estado. Marchar hacia la complementariedad entre los pueblos, hacia la construcción de una multipolaridad real capaz de hacer frente a estas pretensiones hegemónicas. Una combinación de fuerzas nacionales que pueda neutralizar el proyecto más radical de dominación jamás pensado en la historia humana.

En Venezuela, en esta luminosa y amenazada Venezuela Bolivariana, hemos de respaldar con toda nuestra energía la construcción del poder popular. La formación de verdaderas comunas no es una opción, es una imprescindible necesidad.

¡PATRIA SOCIALISTA O MUERTE!

¡AMANDO VENCEREMOS!

*Escritor, sociólogo e historiador, a la vez que coordinador de la plataforma de información alternativa Red Simón Bolívar y un entrañable amigo desde hace muchos años. Enviado por su autor

Vistas: 53

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

El asombroso auge del fascismo neo colonial popular

Sin descripción

Iniciada por Freddy Marcial Oct 9, 2018.

La Híper inflación la Deflación y la ingobernabilidad atentan contra la revolución venezolana.

 Por: Freddy Marcial Ramos.10/07/2018Respetables lectoras y lectores       Para quienes hemos pasado la mayor parte de nuestra vida creyendo y luchando por una doctrina revolucionaria socialista, y que mucho antes del año 1998 cuando el magnánimo…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Jul 18, 2018.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio