HERMES

Federación Internacional de Comunicadores Populares

Apoya al prisionero político colombiano Simón Trinidad

Apoya al prisionero político colombiano Simón Trinidad detenido en una prisión de máxima seguridad de los EE. UU.
Por la Campaña Internacional para la Liberación de Simón Trinidad

29 de enero de 2018

En Colombia, como muchos otros países de América Latina, los campesinos que poseen poca tierra han sido oprimidos desde la época colonial. Hasta mediados del siglo XX, Colombia tuvo una historia de violencia política partidista entre los partidos tradicionales Conservador y Liberal. Después de un período conocido como La Violencia que duró, según la mayoría de los relatos, desde aproximadamente 1948 hasta finales de la década de 1950 o principios de 1960, se hizo un pacto entre liberales y conservadores para evitar que otros partidos obtuvieran el poder político durante 20 años.

Como en muchos otros países de América Latina, los movimientos guerrilleros de izquierda cuestionaron tales acuerdos políticos de exclusión. En este contexto, los sectores rurales afiliados a los luchadores liberales durante La Violencia se unieron a los activistas políticos inspirados por el Partido Comunista para formar las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 1964. Si bien muchos grupos guerrilleros se formaron en Colombia en la década de 1960, la mayoría firmó acuerdos de paz con el gobierno a finales de los años ochenta y principios de los noventa. Sin embargo, el acuerdo de paz definitivo con las FARC no se finalizó hasta noviembre de 2016. Las FARC se han desmovilizado como una fuerza guerrillera, deponiendo sus armas y transformándose en un partido político, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

La historia de Ricardo Palmera, también conocido como Simón Trinidad, es una historia que se entrelaza con la estrecha relación de larga data entre los gobiernos de los Estados Unidos y Colombia, y la guerra insurgente de 52 años desde 1964 hasta 2016. Ricardo Palmera pertenece a una familia de la clase alta de Valledupar, la capital del departamento de Cesar, en la región de la costa atlántica de Colombia. Cuando era joven se involucró con el centro cultural de la comunidad en Valledupar; mostró gran interés en literatura, historia, música y cine. Estudió economía y luego trabajó como banquero en su ciudad natal, también le preocupaban las inequidades sociales y las injusticias en Colombia.

A mediados de la década de 1980 se unió a la Unión Patriótica, una fuerza política que incluía miembros desmovilizados de las FARC y otros interesados en ampliar el sistema político colombiano, en el contexto de las iniciativas de paz del entonces presidente Belisario Betancur. Sin embargo, la Unión Patriótica se encontró con la violencia a gran escala respaldada por el estado, por lo menos 6.000 miembros y simpatizantes fueron asesinados desde su inicio hasta mediados de la década de 1990, cuando quedó debilitada. En ese contexto, Palmera decidió abandonar su trabajo en el banco y su vida en Valledupar y unirse a las fuerzas guerrilleras de las FARC. Fue entonces cuando eligió el nombre de Simón Trinidad.

Una vez en las FARC, Simón Trinidad se involucró principalmente en el trabajo educativo y en brindar asesoramiento político a los líderes. En el momento de las negociaciones de 1999 a 2002 bajo el presidente Andrés Pastrana, Trinidad fue uno de los comandantes de las FARC que tuvo más contacto con funcionarios de gobiernos extranjeros y organizaciones internacionales que visitaron la capital de facto de las FARC durante ese período, San Vicente de Caguán. Después de que esas negociaciones colapsaron a principios de 2002, las FARC continuaron designándolo para hacer contactos internacionales, y en 2003 y 2004 fue enviado a Quito, Ecuador, para buscar nuevas pistas para las negociaciones.

En febrero de 2003, un pequeño avión se estrelló en las selvas del sur de Colombia. Tres de los cuatro sobrevivientes del accidente eran contratistas militares de los Estados Unidos. Las FARC procedieron a tomarlos prisioneros y luego los retuvieron por más de cinco años. En 2004, mientras estaba en Ecuador, Simón Trinidad fue arrestado por las autoridades ecuatorianas y luego enviado a Colombia.

Un cable del Embajador estadounidense Woods, del 6 de enero de 2004 al Departamento de Estado de EE. UU. afirmó que el gobierno colombiano quería extraditar a Simón Trinidad a Estados Unidos, pero: "En este momento, sin embargo, Simón Trinidad no enfrenta cargos penales en los EE. UU. La Embajada no tiene conocimiento de ninguna investigación pendiente contra... [él] ".

El gobierno colombiano comenzó a trabajar con la administración Bush para presentar cargos contra Simón Trinidad. Los Estados Unidos lo agregaron como acusado a un caso pendiente en Washington DC. Luego, los Estados Unidos lo acusaron de terrorismo y toma de rehenes en relación con tres contratistas militares estadounidenses que fueron capturados por las FARC después de que su avión se estrelló. (El gobierno de los Estados Unidos clasificó a las FARC como una organización terrorista en 1997). Simón Trinidad fue extraditado a los EE. UU. el 31 de diciembre de 2004.

Simón Trinidad fue a juicio cuatro veces en Washington DC, dos veces en el caso relacionado con drogas y dos veces en el caso relacionado con la toma de rehenes. El jurado que participó en el juicio por drogas no pudo llegar a un veredicto unánime con la mayoría de los miembros del jurado a favor de la absolución. El Fiscal General de los Estados Unidos desestimó ese caso.

En el primer juicio de toma de rehenes de Simón Trinidad, el jurado también llego a la misma conclusión, y Estados Unidos decidió volver a intentarlo. En su segundo juicio de toma de rehenes, el jurado indicó que no podían llegar a un veredicto, pero el juez les ordenó continuar con las deliberaciones. El jurado finalmente lo condenó por uno de los seis cargos: conspiración para retener a los rehenes. La única evidencia que tenía el gobierno era que las FARC habían emitido un comunicado en abril de 2003, que si el gobierno aceptaba negociar el intercambio de prisioneros, Simón Trinidad sería uno de sus portavoces, y el hecho de que se había ido a Ecuador para llevar a cabo tales negociaciones. Nunca hubo evidencia de que Simón Trinidad tuviera ningún rol o responsabilidad en la captura de los tres contratistas militares de los EE. UU.

Después de terminado el Juicio Simón Trinidad, fue condenado a 60 años de prisión. Ha estado recluido en una prisión federal de máxima seguridad en los Estados Unidos, en Colorado, la mayor parte del tiempo en confinamiento solitario y con contacto limitado con el mundo exterior.

Estamos en 2018 y Estados Unidos aún no ha eliminado a las FARC de la lista de organizaciones terroristas, a pesar de que hay un proceso de paz, apoyado por los Estados Unidos, que ha resultado en la extinción de las FARC como un ejército guerrillero, y su transformación en un partido político.

Palmera debería ser enviado de regreso a Colombia. Le está costando a los contribuyentes estadounidenses una suma no revelada (la Oficina de Prisiones dice que no tiene cifras sobre cuánto cuesta mantener prisioneros allí) a pesar de que fue enjuiciado principalmente porque era una figura destacada en un grupo insurgente en otro país, no porque estuvo involucrado personalmente en la toma de rehenes o el secuestro, o cualquier otro crimen dirigido contra alguien en los Estados Unidos.

Por favor envíe cartas a Simón Trinidad para hacerle saber que no está solo. Está en una prisión de máxima seguridad con comunicación limitada con su familia y el mundo exterior.

Tenga en cuenta que el sobre de la carta debe tener la dirección escrita exactamente como sigue:

Juvenal Ovidio Palmera Pineda
Reg. # 27896-016
USP Florence ADMAX
U.S. PENITENTIARY
PO BOX 8000
FLORENCE, CO 81226

http://resumen-english.org/2018/01/apoya-al-prisionero-politico-col...

Fuente: Resumen Latinoamericano

Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos
STAY CONNECTED:
Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos,P.O. Box 22455, Oakland, CA 94609

Vistas: 60

Comentario

¡Tienes que ser miembro de HERMES para agregar comentarios!

Únete a HERMES

Foro

La destructora guerra económica endógena en Venezuela.

Por: Freddy Marcial Ramos.17/08/19Respetables lectoras y lectores.        Lo que está ocurriendo económicamente en el seno de las familias que integran a la sociedad económicamente vulnerable venezolanas, fundamentalmente en los grupos familiares…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 31.

La Burguesía colombiana cipaya del Gob. Imperial de EUA obliga el desafortunado resurgir de las FARC-EP.

Por: Freddy Marcial Ramos30/06/2019Respetables lectoras y lectores.La interminable “Guerra civil simulada colombiana”, continua transitando el fatídico camino de la constante violación de los Derechos Humanos fundamentales del humilde pueblo hermano…Continuar

Etiquetas: En tiempos de revolución y transformación social, la ética y la moral son impresindibles

Iniciada por Freddy Marcial Ago 30.

HERMES Internacional

          Quienes somos 

Somos un grupo de mujeres y hombres que divulgamos la verdad. Lo hacemos benévolamente para llevar la luz  e informar, cosa que no hacen los grandes medios de la comunicación.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio